La base está

Por primera vez luego de varios años, Boca inicia una temporada con casi todas caras conocidas: ocho de los jugadores que coronaron el título con Unión estarán el domingo frente a Olimpo en la Bombonera en el estreno en la Superliga.

Luego de varios años de gestión, Angelici parece haber comprendido la importancia que tiene la continuidad en el fútbol. Tras varios mercados de pases maratónicos, con salidas y entradas múltiples, esta vez Boca apuntó a cubrir puestos específicos. Y salvo por la salida de Centurión, se mantuvo la base del equipo que se coronó campeón del torneo pasado. Por eso, el Xeneize arranca con ventaja sobre varios de sus rivales. A diferencia de muchos, que tendrán que forjarse a prueba y error, el conjunto de Guillermo pasó hace tiempo por dicha etapa. El título sirvió para aliviar tensiones, ratificar el proceso del Mellizo y poder proyectar a largo plazo. Se suele decir que es más fácil corregir sobre las victorias…

El puntapié de Boca en la mentada Superliga será este domingo ante Olimpo en la Bombonera con un dato que avala la apuesta del club por construir una base sólida. Ocho de los once jugadores que Guillermo dispondría como titulares para el estreno estuvieron desde el inicio en la victoria por 2-1 frente a Unión que le bajó el telón al último campeonato. Rossi, Jara, Magallán, Pablo Pérez, Gago, Barrios, Pavón y Benedetto serían los que repetirían. Y los tres que faltarán son aquellos que se alejaron del Xeneize en este mercado: Tobio, Silva y Centurión.

Goltz, un viejo conocido del Mellizo, suplirá a Tobio e intentará ser la tuerca que acomode el engranaje de la defensa, el sector más endeble del equipo. Fabra reaparecerá luego de alternar durante más de un año con Silva. Y Cardona, el refuerzo estelar en este libro de pases, reemplazará a Centurión, una de las figuras del título. Su llegada implica un cambio estructural en el ataque del Xeneize. El colombiano, más pausado y pensante, realiza una función distinta a Ricky, más desfachatado y punzante. Otros llegaron para pelear un lugar como Espinoza y Nandez, más Wanchope que se sumará en enero.

Sin competencias internacionales hasta el 2018, Boca tiene plantel de sobra para afrontar torneo y Copa Argentina. Este semestre debe servir para ultimar detalles puntuales de cara a la Libertadores. La lupa estará puesta en el arco y la defensa. ¿Será suficiente con la incorporación de Goltz para equilibrar la línea de fondo? ¿Estará Rossi a la altura para ser el arquero de la Copa?

«Antes le daba la razón a los técnicos. Ahora, si no estoy convenido de un refuerzo, no lo traigo», sostenía Angelici en el inicio del mercado en una entrevista con Clarín. Esta postura del Tano se acerca a la de Macri, su mentor, de ojo clínico para el timming de los refuerzos. Los planteles no se pueden renovar todos los años. Los golpes de efecto son para casos especiales. Y el presidente de Boca parece haberlo comprendido. Dicen que la experiencia sólo la dan los años…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Más que un triunfo

Boca derrotó 1-0 a Newell’s en Rosario y se trajo algo más que los tres puntos: volvió a convertir de pelota parada, fogueó a los pibes y dejó atrás los rumores de estas semanas. Es el camino.

Son todos de Boca: Cacho Malbernat

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos toca Cacho Malbernat, pieza clave del Estudiantes de Zubeldía.

Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…