Un equipo tranquilo

Boca exhibió ante Olimpo su mejor cara desde el fútbol pero también desde lo mental: el Xeneize y toda la Bombonera pasaron la tarde en calma, con paciencia, sin sobresaltos. Es el camino.

El estilo de este Boca 2017/18 es diferente al del campeón de la temporada pasada. No es que reniegue de la ofensiva ni mucho menos, pero se apoya mucho más en el toque y en la posesión de pelota y no tanto en el dinamismo como antes. Y eso, en el 3-0 contra Olimpo en la Bombonera, se manifestó también en una sensación que debe ser la que acompañe al Xeneize el resto del torneo: tranquilidad.

Boca viene de salir campeón, Guillermo Barros Schelotto ya se puede bordar una estrella también en su traje de entrenador. Sin esa presión inicial y después de superar algunas tormentas, el equipo debe estar más confiado, más seguro. El gol tempranero y las notorias diferencias de nivel con el rival contribuyeron también a hacer de la Bombonera el escenario de una tarde de calma, de paz, sin desenfreno ni sobresaltos. De principio a fin, el Xeneize supo que iba a ganar el partido.

El estilo equilibrado y el haber sido campeón son las principales armas de este Boca para ganar la batalla entre la tranquilidad y la ansiedad. Definitivamente, el Xeneize está embarcado en un proyecto de largo plazo, con la Copa Libertadores 2018 como objetivo en el horizonte: renovó contratos, trajo jugadores con chapa, está probando en otros puestos (la competencia en el arco es el mejor ejemplo). Se necesita de esta tranquilidad para construir prolijamente sobre los cimientos ya asentados.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

El puesto vacante

Con Gago y Pérez lesionados, a Boca hoy le falta el jugador que aporte el toque y la circulación en el mediocampo. ¿Cuáles son las diferentes variantes que tiene Guillermo para volver al mejor nivel del equipo?

Trabajo forzado

Boca tuvo que trabajar más de la cuenta para sumar de a tres como local: con un gol de Fabra, casi de casualidad, el Xeneize superó a Temperley y mantiene la diferencia con sus perseguidores.

A palabras necias…

Tras una semana impregnada por el antiboquismo en los rivales y los medios, Boca hace caso omiso a las sospechas infundadas. Guillermo sabe que la mejor respuesta será un triunfo ante Temperley el domingo. Y que el resto siga llorando…