Sigue en marcha

A Boca le costó más de la cuenta pero le ganó 1-0 a Brown de Madryn con otro gol de Benedetto. El Xeneize lleva cuatro partidos con valla invicta y en la próxima fase se enfrentará a Rosario Central.

El prometedor arranque de Boca tuvo un temblequeo en Mendoza: el Xeneize se enfrentó a Guillermo Brown de Puerto Madryn que le puso las cosas bravas, más de lo esperado. Pero el equipo está firme, y aún en sus peores versiones puede reponerse: fue 1-0 para avanzar a la siguiente fase y prolongar el buen pasar.

Guillermo Barros Schelotto decidió realizar varias modificaciones para rotar y no sobre exigir al equipo, pero las ausencias de Fernando Gago y Edwin Cardona complicaron la idea de Boca: los delanteros quedaron inconexos y la ofensiva se secó. Sin sufrir atrás (cuarto partido oficial sin goles en contra), esta vez la falencia estuvo arriba.

El partido se abrió cuando, por fin, un volante se animó: Pablo Pérez, ya con Gago en cancha, se soltó y fue derribado en el área. Darío Benedetto pateó espectacular, llegó a 29 goles en 34 partidos, y encauzó el partido para el Xeneize que se lo llevó sin mayores complicaciones.

Quedará en la lista de Guillermo el saber mantener la idea pese a la ausencia de nombres, amén de algunos flojos rendimientos individuales como los de Fernando Evangelista o Junior Benítez. Un equipo que fue tercero de la B Nacional pero todavía se está armando complicó de más las cosas, pero el Xeneize avanzó y ahora espera por Rosario Central. Aún a media máquina, Boca sigue en marcha y por ahora nada lo detiene.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.