La ilusión renovada

El básquet Xeneize arranca una nueva temporada en el máximo nivel, con cambio de entrenador, varias caras nuevas y con la obligación de no repetir la mala campaña del año pasado.

En la temporada de 2016-17, Boca puso en juego su historia como nunca antes lo había hecho: mantuvo la categoría ganando una serie por la permanencia en el quinto juego. La lección parece estar aprendida, los dirigentes que manejan el deporte tomaron nota y comenzaron un nuevo proyecto con un nuevo capitán de barco – Gustavo Fernández -, renovando a los mejores jugadores del anterior plantel y contratando hombres que peguen el salto de calidad. Así Boca afronta una nueva temporada con objetivos más importantes.

El Xeneize arregló la continuidad del base Lucas Pérez que después de un primer año en deuda ahora “va a tener la revancha de conducir a un equipo más armado, con otras expectativas”, según contó Gustavo Fernández a Muy Boca Radio. Pero la continuidad más rimbombante es la de Fotios Lampropoulos. El griego fue la figura del equipo, se ganó el corazón del hincha y para este año volverá a tener un rol fundamental: “Sabe los ritmos, sabe manejarlos durante los partidos, ya aprendió lo que es la Liga. Buscaremos darle más juego exterior”, sentenció el entrenador.

Buen rendimiento, continuidad por otra temporada y simbiosis con el hincha. En todo eso también se resume Lucas Gargallo, el proyecto más promisorio del club que viene de jugar en gran nivel, va a disputar otro año más con la camiseta azul y oro para afirmarse como jugador importante en la LNB. Me ilusiona dirigirlo, es un jugador que miro hace mucho. Lo único que lamento es que se perdió un poco de la pretemporada por unas molestias”, destacó el entrenador Fernández. Además continúan otros jóvenes como Eduardo Vasirani y Agustín Caffaro.

Para no repetir lo del año anterior, Boca buscó dar un salto de calidad desde las contrataciones. Será el tercer ciclo en el club de Adrián Boccia, un jugador campeón de liga con pasado en la selección que va a aportar mucho en el perímetro pero que también “la idea es aprovecharlo en el pivoteo desde su puesto de alero”, según contó Fernández. El otro refuerzo de jerarquía es el pivot inglés Matthew Bryan-Amaning, el ex campeón con San Lorenzo es un jugador “muy fuerte debajo del aro” que va a liberar a los perimetrales.

Además el conjunto Xeneize cerró su plantilla con las incorporaciones de Eduardo Gamboa, un Escolta-Base que viene de La Unión donde llegó a la final de la liga en 2016 siendo figura; el regreso de Raúl Pelorosso, base que vuelve al club después de un préstamo en Temperley (TNA) y ocupará ficha U23; la apuesta por Matias Aristu, Escolta U23 que viene de ser figura en el TNA con Comunicaciones donde salió campeón; y con la vuelta del ala-pivot Mariano Fierro.

En días se pone en marcha el Super 20, un formato que se establece por la necesidad de acomodar el calendario a las ventanas FIBA, y la Liga Nacional propiamente dicha comenzará recién en noviembre. Boca ya está armado para pelear: del equipo que coqueteó con la pérdida de la categoría a éste hay un claro salto de calidad en todas las posiciones, y tal vez la única salida que lamente Boca sea la de Nicolás Gianella. Gustavo Fernández vuelve al club con el que salió campeón en los ’90 como jugador, hará su debut en la LNB después de un par de buenas temporadas en el TNA, incluyendo título en 2014. La ilusión está en marcha.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Podcast: Cristian Pavón, el renacido

Russo se la jugó con Pavón como titular en el primer partido como local en la Libertadores y el cordobés no defraudó: fue una de las piezas claves en el triunfo Xeneize. De él hablamos en un nuevo podcast de #PlanetaMuyBoca.

Quizá leamos algún elogio…

Boca derrotó 2-0 a Santos y llegó a su cuarto triunfo consecutivo, con una formación de pibes de Inferiores y jugadores jóvenes. Es un equipo en crecimiento.

A vos te conozco

Boca recibe a Santos, su verdugo en la última edición de la Libertadores pero con un presente distinto: llega golpeado por las ventas, los malos resultados y la salida de Holan un día antes del partido.