El socio ideal

Benedetto se lleva los flashes pero al costado siempre aparece el mismo: Cristian Pavón está mostrando su mejor versión en este semestre. El pibe que decidió quedarse y renovar su contrato es una pieza clave para Guillermo.

Darío Benedetto es la sensación de este Boca que también es sensación. El Pipa renovó su contrato en vez de irse y empezó el semestre on fire, igual que terminó la temporada pasada. No es el único: Cristian Pavón, sin tantos flashes ni tapas de diario, también decidió extender el vínculo con el club pese a sondeos de Europa y es otra de las piezas claves de la máquina de Guillermo Barros Schelotto.

Desde que empezó el semestre, Pavón dio asistencias contra Gimnasia y Tiro, Olimpo, y Vélez, y sumó un gol contra Godoy Cruz. Después de renovar su contrato y elevar su cláusula a más de 20 millones de euros, el cordobés parece haber alcanzado la madurez y la regularidad que, a veces exageradamente, se le reclamaban: Pavón exige al rival todo el tiempo, desborda con precisión, asiste a Benedetto, entiende a la perfección los pases de Gago y hasta da una mano en los retrocesos.

Guillermo siempre lo valoró, le dio responsabilidades y lo bancó en momentos en que algunas dudas se sembraron sobre él. Hoy, con el equipo más aceitado, Pavón también muestra su mejor cara y hace todo lo que debe hacer para que los flashes se los lleve Benedetto, su socio ideal.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La legitimación de lo absurdo

Recordamos los diez años de un 2-0 de verano de un Boca A a un River B: del «se les viene la noche» a la parafernalia mediática que aún nos acompaña.

Cuestión central

Nicolás Figal será la primera cara nueva del 2022: un central polifacético, con pasado en Independiente, al que le gusta salir jugando. Las recomendaciones de Beckham, los elogios de Phill Neville y el doping que relanzó su carrera.

Diego para todo el mundo

Se cumplen 40 años de una histórica gira con Maradona a la cabeza: el Xeneize jugó ocho partidos en tres semanas en Estados Unidos, Centroamérica, Hong Kong, Malasia y Japón.