Un viejo conocido

Boca vuelve a enfrentarse por Copa Argentina contra Rosario Central, al que le ganó una final y perdió otro cruce en la edición pasada. En las dos ocasiones que el Xeneize eliminó al Canalla, luego fue campeón.

Este Boca avanza firme: va seis partidos oficiales en el semestre y ganó todos, con 12 goles a favor y tan solo uno en contra. Ahora, por Copa Argentina, tendrá un rival siempre difícil: por octavos de final se medirá con Rosario Central en Mendoza, este miércoles. Y, por si fuera poco, el historial entre ambos trae a la mente varios duelos picantes con los canallas…

El primero por Copa Argentina fue en 2012, cuando los de Julio César Falcioni se impusieron por penales. El segundo, en 2015, en la recordada final del polémico penal que cobró Diego Ceballos y que el Xeneize ganó por 2-0. En ambas ocasiones que el Xeneize eliminó a Central, luego fue campeón… En la última edición, igualmente, el sabor fue amargo: los rosarinos se impusieron 2-1 con otro arbitraje bajo la lupa, con un penal no cobrado para Boca y una roja a Villagra también obviada.

Boca pondrá a Guillermo Sara al arco pero luego respetará el equipo de memoria que parece haber consolidado el Mellizo. Central viene de capa caída, con un 0-4 en Arroyito contra Banfield, pero Paolo Montero apostará por la vuelta de Marco Ruben, que se infiltrará para jugar. El Canalla ya no es aquel equipo temible de 2015/16, mientras que Boca se agranda cada vez más. Que la historia siga así…

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Arranque en cero

Boca largó las tres competencias de este semestre con la valla invicta. Andrada parece haberse adueñado del arco y la pelea entre los centrales es una sana competencia.

Desayuno light

En la mañana de domingo, Boca le ganó 1-0 a Talleres sin demasiadas luces. La importancia de arrancar con el pie derecho y las conclusiones a futuro. Se viene el Barcelona…

La otra obsesión

Boca inicia su camino en la Superliga 2018-2019 con un objetivo claro: defender la corona y lograr por primera vez en su historia un tricampeonato local.