Redención

Peruzzi, borrado de los titulares sobre el final del torneo pasado por su flojo desempeño, recibió el indulto de Guillermo: será titular ante Chacarita en lugar de Jara, que venía cumpliendo. ¿Le responderá el guiño al Mellizo?

El Boca arrasador del Mellizo detuvo su marcha con la caída ante Rosario Central por Copa Argentina. Con la derrota dejó atrás un invicto de 17 partidos, incluidos amistosos. El tropezón está lejos de ser un derrumbe, pero es una alarma para lo que viene en 2018. La Libertadores es el gran anhelo del Xeneize. Y hay ciertos errores a corregir. Guillermo demostró ser un técnico capaz: es campeón vigente del fútbol argentino y su equipo desfila hasta aquí en el actual torneo. Sin embargo, sigue mostrando poca muñeca para encuentros cerrados. Le suele faltar un plan alternativo cuando el desarrollo del partido es desfavorable, fundamental en los duelos de “mata-mata”.

Por lo pronto, al menos hasta el inicio de la verdadera Copa el año próximo, Boca deberá centrarse en el torneo local, que lo tiene como el máximo protagonista. La Copa Argentina es cuestión del pasado. Y viendo el vaso medio lleno, la derrota no es tan dolorosa: el Xeneize ganó tres veces la competición -más que ninguno- y ya está clasificado a la Libertadores. En el torneo doméstico, por primera vez el Mellizo tocará el 11 que irá desde el inicio. Será una sola variante ante Chacarita este domingo en la Bombonera respecto del equipo que aplastó por 4-0 a Vélez en Liniers: Peruzzi reemplazaría a Jara.

Excomulgado junto a Vergini luego de una actuación catastrófica en la derrota como local ante River del torneo pasado, el lateral ni siquiera tuvo descanso en el receso del torneo. Los rumores sobre un posible pedido de salida del club lo marcaron y Jara se adueño full time de su puesto. Y si bien el ex Estudiantes se mostró sólido, el Mellizo decidió darle descanso ante Chacarita. O tal vez la motivación de la variante sea táctica. La lectura que se puede hacer es que ante un rival, a priori débil, Guillermo intentará atacar más. Sí, aún más, aprovechando las virtudes de Peruzzi en ofensiva.

Se puede decir casi con seguridad que el cambio no implica una modificación significativa para el funcionamiento del equipo. Lo que para Boca es un trueque de piezas, para Peruzzi es mucho más: probablemente sea una de las últimas fichas en el Xeneize para un jugador que acarrea el desgaste lógico de varios años en el club y de nunca haber logrado convencer del todo. ¿Y si la última palabra todavía no está dicha?

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Arranque en cero

Boca largó las tres competencias de este semestre con la valla invicta. Andrada parece haberse adueñado del arco y la pelea entre los centrales es una sana competencia.

Desayuno light

En la mañana de domingo, Boca le ganó 1-0 a Talleres sin demasiadas luces. La importancia de arrancar con el pie derecho y las conclusiones a futuro. Se viene el Barcelona…

La otra obsesión

Boca inicia su camino en la Superliga 2018-2019 con un objetivo claro: defender la corona y lograr por primera vez en su historia un tricampeonato local.