Selección boquense

Benedetto, Gago y Pablo Pérez en Argentina, Nández en Uruguay y Cardona, Fabra y Barrios en Colombia. Boca, a pura jerarquía.

La globalización y la libertad de mercado que rige al mundo desde la década el ‘90 transformaron al fútbol de manera directa. Desde siempre los más poderosos clubes europeos desembolsaron millones para quedarse con la materia prima de Sudamérica, pero en los últimos 25 años cualquiera pone un billete arriba del otro y se lleva a cualquier joven que pinta bien. En la época de lo efímero, ni Boca ni River logran sostener en el tiempo a sus mejores jugadores, lo que concluye, indefectiblemente, en la dificultad para conformar planteles de primer nivel. Pero,  como reza el slogan de la famosa marca deportiva de la contra, imposible es nada.

Desde la coyuntura se entiende, pero también se explica, cómo el Xeneize consiguió que siete futbolistas sean tenidos en cuenta por tres técnicos distintos para tres selecciones diferentes. De esos siete jugadores, seis tienen la titularidad asegurada en el once de Guillermo Barros Schelotto. Y cuatro de esos siete, a su vez, suelen ser titulares en sus seleccionados.

Es cierto que se incorporó a dos jugadores (Nández y Cardona) en este mercado de pases que ya venían siendo parte de sus respectivos conjuntos nacionales. Pero tras el campeonato obtenido y el momento de solidez que atraviesa el equipo se dio un salto más: las convocatorias de Darío Benedetto en primera instancia, de Fernando Gago -que regresa tras más de dos años ausente- y de Pablo Pérez -que hará su debut a sus 32 años- son la clara muestra de la jerarquía que no solo compró, sino que constituyó con el correr del tiempo.

En este racconto, además, no se puede descartar a dos nombres más que también han mostrado nivel de selección y que son tenidos en cuenta. Uno es Sebastián Pérez, habitual elemento de Néstor Pekerman, y el otro es Cristian Pavón, quien fue seguido de cerca por Jorge Sampaoli, aunque, finalmente, desistió de llamarlo.

En la búsqueda de potenciar un plantel y que, a su vez, dure, Boca desafía el paso del tiempo. La incógnita es saber hasta qué punto podrá mantenerlo.

Por @gerbo__

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.