¡Dale bo!

Luego del parate por Eliminatorias y la fatidica lesión de Gago, Boca visitará a Patronato buscando prolongar su invicto. Nández reemplazará a Pintita y habrá dos variantes más.

El angustioso desenlace de las Eliminatorias, con final feliz para la Selección, dejó un sabor agridulce para los hinchas de Boca. Si bien Argentina retornó a la Bombonera y Benedetto se lució haciendo el trabajo sucio en Ecuador para lograr la agónica clasificación, la lesión de Gago abre un paréntesis en cuanto al futuro inmediato del Xeneize. La gran pregunta es cómo responderá el equipo a la ausencia, no sólo del capitán, sino del principal líder en el armado del juego. Parte de la respuesta la dio Guillermo en la conferencia que brindó este viernes. «Seguramente el capitán sea Pablo Pérez», aseveró, deslizando que las responsabilidades del ex Newell’s, también convocado por Sampaoli, serán mayores.

Pérez, acostumbrado a ser la segunda guitarra en el equipo del Mellizo, ahora será la voz cantante en el mediocampo. Es verdad que en la teoría será Nández quien reemplace al ex Real Madrid. Sin embargo, en la práctica, por una cuestión de características, será el ex Málaga quien ocupe la función de transición defensa-ataque. La duda es si el equipo será capaz de afinar de la misma manera que lo hacía cuando Pintita era director de orquesta.

Nández, otro de los jugadores que Boca aportó a esta fecha de Eliminatorias, en su caso a la selección uruguaya, tiene aptitudes distintas a la de Gago. Es un volante más bien todo terreno, con más despliegue y marca, sin tanta claridad. Quien arrancó como el jugador número 12 de Guillermo, se convertirá en pieza estable. Además de su ingreso en lugar de Pintita, el equipo tendrá otras dos modificaciones: Vergini reemplazará a Goltz, que padeció una distensión, mientras que Junior Benítez y Cristian Espinoza se debaten quién suplirá al suspendido Cardona.

Sin Gago, operado exitosamente, por al menos seis meses, Boca tendrá su primer test en su visita a Patronato este domingo. Paraná está convulsionada. Además de la visita del Xeneize, la ciudad disfrutará de una mítica costumbre, la fiesta de disfraces que se realiza todos los años allí y reúne a más de 50 mil personas. El equipo de Guillermo, hasta aquí invencible en el torneo, quiere una victoria para mantener su look en su próxima pasada por Entre Ríos: llega con el traje del campeón.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.