Una distancia para cuidar

A Boca se le viene Belgrano y, después, una seguidilla brava para cerrar 2017: River, Racing, Central, Estudiantes… Sacó seis puntos y hay que mantenerlos.

El arranque es prometedor: seis partidos jugados y seis ganados, racha histórica en el profesionalismo, apenas un gol en contra y ya seis unidades de ventaja sobre los perseguidores. El futuro es desafiante: River, Central y Estudiantes de visitante; Racing de local. Se viene Belgrano y el Xeneize, con algunas bajas, encara con la máquina aceitada los últimos metros de este 2017.

El año donde Boca ya salió campeón tiene dos objetivos más antes de que finalice: el clásico en el Monumental y, sobre todo, mantener la punta del torneo en las últimas seis fechas. Los seis puntos que ya sacó el Xeneize deben aportar paz y paciencia para sortear las paradas bravas que se vienen. Por el otro lado, las lesiones conspiran contra la calma de Guillermo Barros Schelotto: Boca ya perdió a Fernando Gago y tiene entre algodones a Wilmar Barrios. Paolo Goltz, tras faltar con Patronato, ya puede pegar la vuelta.

Belgrano es el último paso antes de una dura seguidilla y del tramo final del año. Con dos semanas enteras de trabajo, fruto del parate por elecciones, GBS deberá aceitar el funcionamiento sin Gago y, contra el Pirata, disimular también la falta de Barrios. Por ahora, todo es esperanza. A revalidarla en lo que queda.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.