Un regreso diferente

Edwin Cardona vuelve al equipo titular tras la roja que vio ante Chacarita y su presencia empezará a ser más determinante: sin Gago, el colombiano deberá encargarse aún más de la profundidad de los ataques.

Boca está en medio de una metamorfosis tras perder una pieza fundamental para el equipo: Fernando Gago estará de seis a ocho meses fuera de las canchas y Guillermo Barros Schelotto debe pensar en cómo reemplazarlo a largo plazo. Ante Belgrano, el DT contará de vuelta con Edwin Cardona, que estuvo ausente con Patronato por la expulsión que recibió ante Chacarita. El colombiano puede ser un arma clave en el intento por combatir la ausencia del capitán.

Cardona ha jugado hasta ahora como un agregado más a la delantera; ahora, sin Gago, posiblemente deba tirarse más atrás para ofrecerle soluciones extra al equipo. Sin Fernando, Boca pierde no sólo primer pase, si no también la típica pelota entre líneas o por arriba de las mismas que permitía un cambio de ritmo ante rivales cerrados. Cardona, de técnica y precisión exquisitas, puede tranquilamente hacer ese trabajo.

Obviamente, Cardona no tiene el mismo sentido de ubicación defensivo de Gago: entre Barrios, Pérez y Nández deberán trabajar para cubrirle las espaldas. Pero sin dudas que el colombiano tomará ahora aún más preponderancia en el armado de las jugadas: de él depende que Boca no lateralice y mantenga la vocación ofensiva y profunda que mostró en las primeras fechas del campeonato.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.