Se dobla pero no se rompe

A pesar de las ausencias de Gago y Wilmar Barrios, Guillermo intenta mantener el estilo de juego cambiando lo menos posible. ¿Cómo readapta el esquema?

Desde que empezó el 2017, Guillermo Barros Schelotto pudo volver a imponer la idea de juego que lo llevó a triunfar en Lanús y que por distintos motivos no pudo aplicar hasta ese momento en Boca. La salida de Carlos Tevez le abrió la cancha al Mellizo y le permitió armar un 4-3-3 bien vertical, que, luego, mutó en uno cuya mejor cualidad pasó a ser la posesión de la pelota. Sin embargo, las lesiones de Fernando Gago y de Wilmar Barrios lo obligarán a cambiar el esquema sin modificar tanto el estilo.

Aunque el colombiano no esté del todo descartado y quieran exigirlo para ver si llega al encuentro con Belgrano, lo cierto es que también se piensa en cómo reemplazarlo. Y la variante que parece picar en punta es la del cambio de sistema: de los tres volantes y los tres delanteros, el cuerpo técnico evalúa pasar al 4-2-3-1, como en el segundo en el semestre del 2016.

“El equipo va a tener que reemplazar a Gago, como lo hizo con Tevez y Centurión”, explicó hace algunas semanas el entrenador. Ante Patronato, su ausencia se notó: por más que el Xeneize no entregó sus formas, le faltó ese diferencial pase entre líneas que le aportaba Pintita.

Contra Belgrano, entonces, los cambios serán posicionales: Pablo Pérez y Nahitan Nández harán de “doble cinco” y conformarán el tándem que intentará hacer olvidar a Barrios, mientras que Edwin Cardona pasará a jugar como enganche para ocupar las funciones que el ‘5’ dejó vacante, con Espinoza y Pavón a sus costados.

En un octubre espectacular desde los resultados y la estadística, pero nefasto en casi todo lo demás, Guillermo busca variantes para que este Boca se doble pero no se rompa.

Por @gboero

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A fuerza de voluntad

Conocé a Nicolás Capaldo, el juvenil que en su cuarto partido en Boca defenderá el mediocampo en una final: capitán desde chico, con personalidad y físico y con una técnica que fue depurando con constancia y entrenamiento extra. “Es el jugador que estamos buscando”, dicen sus entrenadores de Inferiores.

Rearmando el medio

Boca tiene bajas sensibles en la previa al partido decisivo de la Copa de la Superliga y Alfaro tendrá que plantear un nuevo mediocampo: ¿Qué opciones maneja? ¿El cambio de esquema es una posibilidad?

Boca siempre está

El Xeneize llegó a su 25 partido decisivo en este siglo: más de una final por año (y un triangular desempate). Después del triunfo sobre Argentinos y con Tigre en el horizonte, leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.