El único grande

Con el triunfo por 2-1 en el Monumental, Guillermo ostenta historial favorable ante todos los «grandes»: dirigió diez clásicos, ganó seis, empató tres y apenas perdió uno. ¿Le pedirán la cuota alimentaria al Mellizo?

Con la victoria ante River en el Monumental, Guillermo alcanzó una estadística que pinta de cuerpo entero su ciclo como técnico de Boca: tiene historial favorable frente a todos los grandes. Si es que se los puede llamar así. Jugó diez clásicos oficiales, ganó seis, empato tres y apenas perdió uno. Es decir, un 70% de efectividad. Números que se agigantan si consideramos que el ciclo anterior, con el Vasco Arruabarrena a la cabeza, fue nefasto en dicho aspecto, con apenas un 27% efectividad. Pero es mejor no ahondar en los datos de dicha comparación. Lo cierto es que nada es casualidad. Las matemáticas tienen su correlato con lo visto en cancha: con la llegada del Mellizo al banco, fue notable el cambio actitudinal del Xeneize.

Comenzando por su víctima favorita, tanto en su faceta de jugador como en la de entrenador, Guillermo tiene cifras positivas ante River. Rescató un empate del Monumental en marzo de 2016, en su segundo encuentro al frente del Xeneize. Luego, en las otras dos oportunidades que visitó Núñez, se llevó dos triunfos de antología. Primero fue el 4-2 con una estelar actuación de Tevez y por último, el domingo pasado, la victoria por 2-1 con tantos de Cardona y Nández, incluso a pesar del árbitro. En el debe está un triunfo en la Bombonera. En casa, fue un empate 0-0 y una derrota por 3-1. Pasando en limpio: dirigió cinco superclásicos oficiales: ganó dos, empató dos y perdió uno.

Otro de los equipos a los que se enfrentó en varias oportunidades como técnico de Boca fue Racing. En su debut como entrenador, en una Bombonera vacía por la suspensión que regía debido al incidente del gas pimienta, el Xeneize igualó en cero ante la Academia por la fase de grupos de la Copa Libertadores 2016. En Avellaneda, por el mismo certamen, fue victoria agónica con gol de Lodeiro, vital para conseguir el pase a octavos. Ya por el torneo pasado, los dirigidos por GBS le dieron a Racing una paliza por 4-2, con Walter Bou como héroe inesperado, en un resultado que debió ser aún más abultado. Resumen: dos triunfos, un empate y ninguna caída.

Frente a Independiente, el Xeneize se jugaba un partido decisivo para sus aspiraciones en el campeonato pasado. Con River al acecho, relamiéndose por robarle la punta al equipo del Mellizo, ganar se convertía en una obligación. Y luego de tocar fondo con un par de actuaciones deplorables, Boca resucitó con un 3-0 arrollador frente al Rojo, otro de los que intentaba discutir la lucha por el torneo. Benedetto la rompió, anotó dos tantos y el Xeneize se escapó rumbo al título. Fue el único encuentro con Guillermo en el banco.

Ante San Lorenzo, el historial de GBS también se resume a un sólo partido: fue victoria por 2-1 con un golazo de emboquillada del Pipa, que salió lesionado y fue reemplazado por Bou, autor del otro tanto. Dicho encuentro será recordado por el regreso magistral de Gago, recuperado de su segunda rotura del tendón de Aquiles. También, por ser el choque que abrió la racha positiva en clásicos que arrimó al Xeneize a la punta del torneo. Luego del Ciclón, caerían consecutivamente Racing y River, ambos por 4-2.

Los números no dicen todo. Pero generalmente mienten poco. Los datos de Guillermo en el banco no hacen más que ratificar uno de los eslóganes que mejor se ajusta al entrenador de Boca: soy toro en mi rodeo y torazo en rodeo ajeno.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Es oficial y nos ilusionamos: cada vez falta menos para volver a La Bombonera

El ministro de Deporte, Matías Lammens, dio nuevas noticias sobre el regreso del público al fútbol.

¿Se va? El titular que presiona para irse en la previa del Superclásico

Sebastián Villa retiró sus pertenencias del club y apura su salida a Brujas, a horas de enfrentar a River en la Copa Argentina. Por ahora, la oferta no satisface las pretensiones del Consejo de Fútbol.

Después de varios días «oculto» reapareció Carlitos Tevez

El Apache descansa y aprovecha sus días lejos del fútbol.