Quedate que te vas a divertir

Pavón entró desde el banco ante Rusia y fue titular contra Nigeria: en ambos partidos, dio el pase gol para que Agüero abra el marcador. Acá te miran, Cristian…

Los mercados de pases previos a una Copa del Mundo suelen ser particulares. Jugadores de jerarquía que dejan sus equipos de primer nivel por otros menos importantes y clubes de élite que son rechazados por futbolistas que, en otro momento, ni siquiera lo pensarían. En definitiva, el objetivo es el mismo: sumar minutos para mostrarse y que los seleccionadores nacionales los tengan en cuenta para conformar la definitiva lista de 23 nombres que terminarán viajando al Mundial. En la segunda encrucijada es en la que, posiblemente, se encuentre Cristian Pavón dentro de algunos meses.

Si Guillermo Barros Schelotto fue quien le dio la confianza para ser titular indiscutido en Boca, él se la devolvió con un año inigualable. Tras un 2016 en el que le llovieron los cuestionamientos por su falta de precisión a la hora de terminar las jugadas, el 2017 lo encontró mucho más fino y maduro. Lleva disputados los 27 partidos que el Xeneize jugó a lo largo de estos once meses (los 16 del segundo semestre de la temporada pasada, ocho por la Superliga actual y los tres de la Copa Argentina) en los que marcó seis tantos y dio 12 asistencias.

Semejantes números lo llevaron directo a la Selección argentina de la mano de Jorge Sampaoli. Tuvo su debut ante Rusia, en el que le alcanzaron 12 minutos para asistir a Sergio Agüero, autor del único gol en Moscú. Tres días más tarde, fue titular contra Nigeria: jugó todo el cotejo y le volvió a servir en bandeja el 1-0 al Kun (finalmente, fue derrota 4-2). Una primera impresión de lujo que lo mete de lleno en el pequeño listado de aquellos que pelearán por un lugar en la convocatoria definitiva.


Ahora bien, que a Pavón lo quieren desde hace rato no es ninguna novedad. Lo sondeó PSG hace un tiempo y Zenit le hizo una oferta de 18 millones de euros hace solos algunos meses. La dirigencia trató de blindarlo con una cláusula de 30 millones de dólares, cifra pagable para más de un gigante europeo. Las únicas certezas que tiene el ‘7’ es que bajo la tutela del Mellizo mostró su mejor versión, que tiene el lugar asegurado (desde mediados de 2016 que no se pierde ni un encuentro) y que, mientras mantenga el nivel, Sampa lo estará observando. Europa, en cambio, es un signo de pregunta: no tendrá asegurados los minutos que tiene en el conjunto de Guillermo ni, mucho menos, la adaptación a otro país y a otro estilo de juego.

Cristian cumplirá 22 años en enero y tendrá, con seguridad, más de una chance para irse a alguna de las ligas más importantes del mundo y continuar su crecimiento. Pero los Mundiales son cada cuatro años y ya están contados.

Por @gboero

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A fuerza de voluntad

Conocé a Nicolás Capaldo, el juvenil que en su cuarto partido en Boca defenderá el mediocampo en una final: capitán desde chico, con personalidad y físico y con una técnica que fue depurando con constancia y entrenamiento extra. “Es el jugador que estamos buscando”, dicen sus entrenadores de Inferiores.

Rearmando el medio

Boca tiene bajas sensibles en la previa al partido decisivo de la Copa de la Superliga y Alfaro tendrá que plantear un nuevo mediocampo: ¿Qué opciones maneja? ¿El cambio de esquema es una posibilidad?

Boca siempre está

El Xeneize llegó a su 25 partido decisivo en este siglo: más de una final por año (y un triangular desempate). Después del triunfo sobre Argentinos y con Tigre en el horizonte, leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.