¿Derecho al Guinness?

Si el Xeneize consigue un triunfo ante Racing este domingo, alcanzará el récord del River de Passarella en 1991 con nueve triunfos seguidos en el inicio de un torneo. Habrá una sola variante: Espinoza por el suspendido Cardona.

Luego del éxtasis por el triunfo en el Monumental, que sirvió para sacarle doce puntos de diferencia a un River golpeado tras la catastrófica eliminación en la Copa Libertadores, Boca deberá jugar otro clásico, una de las especialidades de Guillermo. El rival en esta ocasión será Racing, a quien enfrentó en tres oportunidades, con dos victorias y un empate, este último en su debut como técnico del Xeneize. La Bombonera será sede del encuentro, escenario de descarga de la euforia por la victoria en el superclásico y de la ansiedad por un récord a la vista: si le gana a la Academia, el conjunto del Mellizo alcanzará la marca histórica de nueve triunfos consecutivos en el inicio de un torneo, virtud que ostenta el River del Apertura 1991, dirigido por el entrañable -me paro de pie antes de nombrarlo- Daniel Alberto Passarella.

Los récords no son un título en si mismo, pero marcan la pauta de cuándo el trabajo está bien realizado. Luego de un semestre de prueba y error en 2016, con semifinales de Libertadores de por medio, el Mellizo logró aceitar un verdadero equipazo. Siguiendo con las estadísticas, Boca es puntero del torneo desde hace casi un año. Y aunque no hay que cantar victoria antes de tiempo, parece difícil que alguien pueda arrebatarle el liderazgo, al menos en lo inmediato.

Intentando no caer en la soberbia, pero siendo sensatos del espectacular presente del Xeneize, no sería erróneo especular con un desafío ambicioso: sacar el mayor colchón de puntos posibles para afrontar la Libertadores, máximo objetivo del 2018, con un hándicap a favor en el campeonato doméstico. A eso parece apuntar Boca, aunque nadie lo diga. Claro, de parte de los protagonistas, sonaría un tanto altanero.

Sin embargo, el calendario señala que no será sencillo mantener la senda triunfal. En el camino de acá el receso queda recibir a Racing y Arsenal sumado a visitas a Rosario Central y Estudiantes. Por lo pronto, ante la Academia este domingo, el Mellizo analiza una sola variante respecto del equipo que se impuso en Núñez. Espinoza, aunque el técnico sostenga que también examina las opciones de Junior Benítez y Bouzat, sería el reemplazante del suspendido Cardona. Con el regreso de los convocados a sus selecciones, Boca formaría con: Rossi; Jara, Goltz, Magallán, Fabra; Pablo Pérez, Barrios, Nández; Pavón, Benedetto y Espinoza.

Hace dos semanas, Lanús lo sacó de la Libertadores. Cinco días después, Boca le ganó el clásico y lo relegó en el campeonato. Ahora, le pueden quitar un logro que ostenta desde 1991. Sin la Copa, sin torneo, sin clásico, ¿sin récord?

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.