Vamos los pibes

Boca cortó la racha adversa con una victoria por 2 a 0 ante Arsenal en el último partido del año en la Bombonera. Vadalá abrió la cuenta y Cardona le puso cifras finales en un partido donde Guillermo recurrió a los pibes del club.

El equipo de Guillermo tuvo que trabajar mucho para lograr la victoria ante el débil Arsenal de Sarandí. Emparchado y sin sus referentes futbolísticos, Boca apeló a los pibes de las inferiores y no defraudaron: Guido Vadalá fue el ‘9’ titular y respondió con el gol que destrabó el encuentro, también hizo su debut oficial Gonzalo Lamardo y terminó jugando Agustín Bouzat. El Xeneize lo sufrió 90 minutos y sobre el final encontró la tranquilidad con otro gol de Cardona. 

A Boca le costó acomodarse en el partido, de hecho ni cuando estuvo en ventaja fue un claro dominador. Los primeros instantes lo tuvieron a Arsenal manejando la posesión con Wilchez como protagonista pero sin generar peligro al arco de Rossi. De a poco el Xeneize se fue asentando en cancha, aunque le faltó juego asociado y sus ataques resumían en remates a media distancia. Intentaron Pavón, Nández y Cardona, con mas o menos efectividad, pero sin ocasionar atajadas de Santillo.

Cuando las cosas están trabadas y no se encuentran los caminos, los que más saben son los que encuentran la solución. Boca necesitaba de Cardona y el ’10’ colombiano apareció para destrabar el partido. A los 34 minutos del primer tiempo, Nandez y Jara se combinaron en la banda derecha, jugaron para atrás con Cardona que recibió, la puso bajo la suela, levantó la cabeza y metió un pase exquisito para la definición de Vadalá. El pibe que debutaba como titular fue al piso para poner el 1 a 0 y hacer explotar, por primera vez en su carrera, en grito de gol a la Bombonera.

El segundo tiempo siguió en la misma tónica con la que se jugó en el primer tiempo. Un partido feo, con poco juego en las áreas y mucho transito lento en el mediocampo. Grondona puso tres delanteros para empezar a preocupar a Boca y cuando promediaba la parte complementaria tuvo un par de situaciones que hicieron tambalear la tranquilidad con la que llevaba el partido el Xeneize. Guillermo intentó un cambio de efecto con el ingreso de Lamardo, debut oficial, en lugar de Espinoza pero sin mayor resultado.

Boca terminó el último cuarto de hora refugiado en su propio campo, sumando gente al mediocampo. Lejos de aquella máquina ofensiva que arrancó el semestre pero entendible por el momento angustiante con el que llegó este equipo, después de dos derrotas en fila y con un montón de bajas importantes. German Ferreyra le dio una mano importante al xeneize al ser expulsado con un planchazo descalificante sobre Fabra y Boca en tiempo adicional encontró el 2-0 con un zurdazo de Cardona. 

Guillermo necesitó de los pibes y ellos le respondieron, sin una actuación descollante, Vadalá abrió el partido que le permitió a Boca volver a sumar de a tres en su despedida de la Bombonera en 2017. Una victoria para lograr tranquilidad después de unas semanas complicadas y para saber que finalizará el año como puntero de cara al último partido del semestre donde sumando apenas un punto dejará atrás a San Lorenzo y quedará en la cima en soledad.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Los números de la fe

Boca no pudo sacar diferencia de local pero hay estadísticas que sostienen la ilusión: los delanteros, Guillermo en Núñez, el arco vencido de Armani… Un punteo positivo para confiar.

Todo sigue igual

El partido de ida de la final de la Libertadores terminó empatado 2 a 2. Boca no pudo aprovechar las dos veces que estuvo en ventaja en el marcador y ahora va de punto a la revancha en el Monumental.

Pioneros

Boca define la final de la Libertadores ante River por primera vez con la premisa de honrar la historia: el Xeneize celebró antes que su rival eterno en todas las dimensiones y esta vez no puede ser la excepción.