El refuerzo más esperado

Ramón Ábila ya es jugador de Boca después de una negociación de prácticamente dos años. Llega con 18 goles en 2017 y una mochila encima: reemplazar a Darío Benedetto. ¿Qué le depara el 2018 a Wanchope?

El 26 de noviembre de 2015, Huracán empató 2-2 contra River por la Copa Sudamericana en Parque Patricios y, gracias al 1-0 en la ida en el Monumental, eliminó a los de Núñez del torneo. La figura excluyente de esa serie fue Ramón Ábila, que convirtió un gol en la vuelta, y que saltó a la fama y al radar de Boca. Dos años después, Wanchope ahora sí se viste de azul y oro.

Wanchope comenzó a sonar en Boca a fuerza de goles y de nexos extrafutbolísticos: su representante, Adrián Ruocco, es el mismo que el de Carlos Tevez y mantiene una fluida relación con Daniel Angelici. Su amistad con el Apache y la exposición de ambos en recitales de la Mona Jiménez, además de declaraciones de Ábila manifestando su deseo de estar en Brandsen 805, alimentaron el rumor de su llegada. La partida de Wanchope a Brasil parecía enfriar las cosas, pero en silencio se iba tejiendo un nuevo operativo para que, por fin, sea jugador de Boca.

En una negociación tripartita, Wanchope salió de Cruzeiro para recalar en Huracán nuevamente, pero ya a préstamo siendo jugador xeneize. Su 2017 no estuvo para nada mal: hizo 13 goles en 32 partidos en Brasil y cinco en once por Parque Patricios. Con continuidad y sin bajar su nivel, Ábila sabe que deberá competir con la recuperación de Benedetto: si bien la lesión de Pipa lo deja como titular con todos los minutos disponibles para demostrar, el peso de los récords de Darío también le suben la vara al cordobés. En cuanto a estilos, el equipo se deberá acostumbrar a jugar con un nueve con más ubicación que juego, aunque también ha demostrado una gran cantidad de recursos a la hora de definir.

Wanchope viene con buena actualidad, continuidad, y una notable marca en el plano internacional, un lindo presagio previo a la Libertadores: hizo 10 goles en 18 encuentros de Copas en Huracán. Es un pleno que se jugó Angelici, que lo adquirió para el club aún cuando GBS no lo consideraba en sus planes. Ahora, por fin -y por la lesión de Benedetto-, tendrá su lugar con la camiseta azul y oro. Que la espera valga la pena.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un distinto total

Boca abrochó la bomba del mercado: Mauro Zárate se sumará al Xeneize por tres temporadas. Un jugador que rompe el molde pero que nunca alcanzó su máximo potencial y ahora busca darle un giro a su carrera a los 31 años.

Un refuerzo lógico

Carlos Izquierdoz está en Boca: central, conocido de Guillermo y de Goltz, con continuidad y estrellato en México, capacidad de liderazgo, títulos… Análisis de un defensor bajo perfil que llena todos los casilleros para merecer vestir la azul y oro.

Volvió el Bicampeón

Boca ya se mueve: los regresos de Fernando Gago y Darío Benedetto, la llegada del colombiano Sebastián Villa, la permanencia de Lisandro Magallán, los refuerzos que faltan… Leé el panorama del arranque del semestre para el Xeneize.