Competencia en serio

Guillermo tiene a su tan ansiado lateral izquierdo de recambio: no es Jonathan Silva, pero es un ‘3’ campeón de América, con pasado en la selección y que proviene del fútbol europeo, ¿qué puede aportar de distinto Emmanuel Mas?

El plan de los Barros Schelotto es claro: tener competencia fuerte en cada puesto. Por eso llega Julio Buffarini para pelear con Jara o Peruzzi, por eso insiste con Gustavo Gómez para competir con Goltz y Magallán y por eso ahora suma a Emmanuel Mas para que sea la sombra de Frank Fabra. La competencia interna potencia lo mejor de cada jugador y Guillermo parece seguir esa receta aprovechando las oportunidades seductoras de Boca: la camiseta más importante del continente, una economía saneada y el objetivo de la Libertadores en 2018.

Mas se convirtió en el tercer refuerzo de Boca (contando a Wanchope) después de permanecer un año y medio en el fútbol turco, más precisamente en el Trabzonspor, donde disputó 37 partidos, entre liga y copa doméstica, y convirtió en una ocasión. El lateral izquierdo de 28 años parece arribar al club Xeneize en el momento justo de maduración después de jugar en San Lorenzo, otro grande del país, tener un paso efímero por la selección nacional y de probar suerte en el Viejo Continente sin poder dar el salto a una liga más competitiva.

Leé también: Todos los detalles de la pretemporada de Boca

¿Cuáles son sus características? A diferencia de la disputa Fabra-Silva, donde las virtudes de uno parecían ser los defectos del otro, en esta comparativa Mas y el colombiano tienen puntos en común: son laterales de corte ofensivo con alguna que otra distracción a la hora de marcar. La gran diferencia pasa por su altura y su juego aéreo, mide 1,83 metros y tiene un gran timing en las pelotas paradas tanto en ataque, donde ha convertido varios goles en su etapa en el Ciclón, como en defensa. También hay que decir que Fabra hace daño y llega al fondo con pelota dominada mientras que Mas es un jugador de pique al vacío que aprovecha los espacios para atacar.

Leé también: Buffarini, jerarquía a la banda derecha

Emmanuel Mas dejó en claro sus ganas de jugar en Boca en sus declaraciones cuando arribó al país días atrás, un gesto que no es definitivo pero que se valora. El deseo del jugador y el del cuerpo técnico se concretó: los Barros Schelotto tienen a su lateral de recambio, un hombre que ya sabe lo que es salir campeón de América. Boca sigue gestando el equipo de la Libertadores 2018 y Guillermo puede esbozar una sonrisa por que en los primeros días de pretemporada ya tiene en sus filas tres caras nuevas: Wanchope Ábila, Julio Buffarini y Emmanuel Mas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Primeros pasos

Boca jugó su primer amistoso del año y fue derrota por 3 a 2 ante Godoy Cruz en Mendoza. Sebastián Pérez fue uno de los puntos destacado del equipo de Guillermo, mientras que Gonzalo Maroni y Walter Bou anotaron los goles.

El Tevez futbolista

Más allá de los debates sobre su vuelta, lo fundamental acerca de Carlitos es su rol adentro de la cancha: ¿cómo se acoplará a un equipo que, sin él, fue campeón y desfiló en todo 2017?

Administrar en la abundancia

El Boca modelo 2018 ya toma forma: aunque todavía faltan un par de refuerzos para terminar de cerrar la plantilla, Guillermo tendrá la responsabilidad de armar un once ideal con cantidad de variantes de primer nivel.