Competencia en serio

Guillermo tiene a su tan ansiado lateral izquierdo de recambio: no es Jonathan Silva, pero es un ‘3’ campeón de América, con pasado en la selección y que proviene del fútbol europeo, ¿qué puede aportar de distinto Emmanuel Mas?

El plan de los Barros Schelotto es claro: tener competencia fuerte en cada puesto. Por eso llega Julio Buffarini para pelear con Jara o Peruzzi, por eso insiste con Gustavo Gómez para competir con Goltz y Magallán y por eso ahora suma a Emmanuel Mas para que sea la sombra de Frank Fabra. La competencia interna potencia lo mejor de cada jugador y Guillermo parece seguir esa receta aprovechando las oportunidades seductoras de Boca: la camiseta más importante del continente, una economía saneada y el objetivo de la Libertadores en 2018.

Mas se convirtió en el tercer refuerzo de Boca (contando a Wanchope) después de permanecer un año y medio en el fútbol turco, más precisamente en el Trabzonspor, donde disputó 37 partidos, entre liga y copa doméstica, y convirtió en una ocasión. El lateral izquierdo de 28 años parece arribar al club Xeneize en el momento justo de maduración después de jugar en San Lorenzo, otro grande del país, tener un paso efímero por la selección nacional y de probar suerte en el Viejo Continente sin poder dar el salto a una liga más competitiva.

Leé también: Todos los detalles de la pretemporada de Boca

¿Cuáles son sus características? A diferencia de la disputa Fabra-Silva, donde las virtudes de uno parecían ser los defectos del otro, en esta comparativa Mas y el colombiano tienen puntos en común: son laterales de corte ofensivo con alguna que otra distracción a la hora de marcar. La gran diferencia pasa por su altura y su juego aéreo, mide 1,83 metros y tiene un gran timing en las pelotas paradas tanto en ataque, donde ha convertido varios goles en su etapa en el Ciclón, como en defensa. También hay que decir que Fabra hace daño y llega al fondo con pelota dominada mientras que Mas es un jugador de pique al vacío que aprovecha los espacios para atacar.

Leé también: Buffarini, jerarquía a la banda derecha

Emmanuel Mas dejó en claro sus ganas de jugar en Boca en sus declaraciones cuando arribó al país días atrás, un gesto que no es definitivo pero que se valora. El deseo del jugador y el del cuerpo técnico se concretó: los Barros Schelotto tienen a su lateral de recambio, un hombre que ya sabe lo que es salir campeón de América. Boca sigue gestando el equipo de la Libertadores 2018 y Guillermo puede esbozar una sonrisa por que en los primeros días de pretemporada ya tiene en sus filas tres caras nuevas: Wanchope Ábila, Julio Buffarini y Emmanuel Mas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un distinto total

Boca abrochó la bomba del mercado: Mauro Zárate se sumará al Xeneize por tres temporadas. Un jugador que rompe el molde pero que nunca alcanzó su máximo potencial y ahora busca darle un giro a su carrera a los 31 años.

Un refuerzo lógico

Carlos Izquierdoz está en Boca: central, conocido de Guillermo y de Goltz, con continuidad y estrellato en México, capacidad de liderazgo, títulos… Análisis de un defensor bajo perfil que llena todos los casilleros para merecer vestir la azul y oro.

Volvió el Bicampeón

Boca ya se mueve: los regresos de Fernando Gago y Darío Benedetto, la llegada del colombiano Sebastián Villa, la permanencia de Lisandro Magallán, los refuerzos que faltan… Leé el panorama del arranque del semestre para el Xeneize.