Volver

Carlos Tevez regresa a Boca para comenzar su tercer período en la institución. En un contexto diferente al que se fue, el reencuentro del “jugador del pueblo” con su equipo, siempre es bienvenido.

“Yo adivino el parpadeo
de las luces que a los lejos
van marcando mi retorno

Son las mismas que alumbraron
con sus pálidos reflejos
hondas horas de dolor…”

Era sábado por la tarde, el sol pegaba de lleno sobre la cabecera Sur de La Bombonera que rebalsaba desde los cuatro costados para recibir al ídolo en su regreso. Ese 18 de julio de 2015 se hizo realidad un sueño que pareció, por mucho tiempo, utópico: Boca recibía a Quilmes y Carlos Tevez volvía a ponerse la 10 xeneize un mes después de caer derrotado en la final de la Champions League con la Juventus, ante el Barcelona, en Berlín. De ahí lo inesperado, lo incrédulo de las casi 50 mil almas presentes ese día, que se fregaban los ojos ante cada enganche, ante cada pisada. Era él: el jugador del pueblo había dejado todo para volver a estar en su casa.

Hoy, ante un inminente nuevo retorno, la situación es diametralmente distinta. En el medio pasaron dos títulos, golazos, declaraciones polémicas, golpazos, polémicas agigantadas por los medios, goles a River, una despedida enrarecida ante Colón, llantos, y un vídeo desde Oriente en el que “explicaba” los motivos de su salida. La expectativa no es la de dos años atrás. Sin ir más lejos, no habrá un estadio repleto sólo para recibirlo, pero nadie va a negar que la presencia de Carlos Tevez en el plantel es un salto de calidad (uno más) de los que cuenta este Boca 2018 para afrontar la Copa Libertadores.

El contexto de la primera vuelta tenía a un equipo que necesitaba del envión anímico del ídolo. En ese momento, era imprescindible alguien que se cargara el equipo al hombro y normalizara las flaquezas evidentes que mostraba tanto adentro como afuera de la cancha. Este Boca, en cambio, si bien ha carecido de competencia internacional, ha encontrado un funcionamiento a lo largo del año, y una estructura independiente a la que Tevez deberá acoplarse (y Guillermo tendrá que hacer acoplar). De ahí surgen las preguntas: ¿jugará arriba solo con Wanchope? ¿Lo hará en un tridente con Pavón y Cardona detrás de un nueve? Veremos…

“guardo escondida
una esperanza humilde
que es toda la fortuna
de mi corazón

Volver
con la frente marchita
las nieves del tiempo
platearon mi sien”

[Volver – Carlos Gardel]

Será el tercer periodo, como alguna vez tuvo Riquelme entre sus idas y vueltas, como alguna vez tuvo Bianchi sentado en el banco de suplentes; Boca es el pueblo y tiene un jugador que, a pesar de todo, lo representa. Por eso siempre es mejor que estén (y estemos) juntos. 

Por @tomynel

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A tiro

Boca recibe a Central en La Bombonera y, aunque Guillermo planta mayoría de suplentes pensando en Palmeiras, el equipo tendrá piezas claves como Gago y Benedetto. El Mellizo no quiere perder pisada en la lucha por el tricampeonato…

El factor experiencia

Carlos Lampe es el nuevo refuerzo de Boca: el arquero de la selección de Bolivia llega para lo que queda de la Libertadores tras un buen paso por Chile y a sus 31 años. “Hay partidos que realmente los gana él”, le cuentan a MuyBoca desde Huachipato, su ex club.

Más que un empate

Boca iba 0-2 y tuvo diez minutos finales a pura euforia para llevarse un punto en su visita ante Racing. Wanchope Ábila y Sebastián Villa anotaron los goles del empate. Al equipo de Guillermo hay que matarlo dos veces.