Administrar en la abundancia

El Boca modelo 2018 ya toma forma: aunque todavía faltan un par de refuerzos para terminar de cerrar la plantilla, Guillermo tendrá la responsabilidad de armar un once ideal con cantidad de variantes de primer nivel.

Después de pasar 365 días como el único líder del fútbol argentino, coronándose a mitad de año como campeón del Torneo y comenzando con fuerza una nueva temporada, Guillermo Barros Schelotto no durmió en los laureles y volvió a reforzar a su equipo, esta vez con el objetivo más ambicioso de la Copa Libertadores 2018. Al Xeneize no le importó ser superior al resto de los equipos del fútbol argentino y sumó cuatro caras nuevas en la pretemporada: Julio Buffarini, Emmanuel Mas, Carlos Tevez y ‘Wanchope’ Ábila.

En un contexto tan favorable a Guillermo se le presenta el hermoso problema de tener que administrar y repartir minutos entre tantos jugadores de jerarquía. En los últimos dos mercados de pases Boca sumó titulares: Goltz, Nández, Cardona, Buffarini, Mas, Tevez y Ábila serían piezas claves en cualquiera de los equipos que disputarán la Copa. A esas caras “nuevas” hay que sumarles a los que potenció este cuerpo técnico: Jara, Magallán, Fabra, Barrios, Pérez, Pavón, Benedetto, entre otros. Los Barros Schelotto tienen entre 14 y 15 opciones para un equipo ideal y un montón de jugadores más que son buenos complementos.

Durante el primer semestre del año, el Xeneize tendrá quince partidos de la Super Liga donde deberá defender la punta de San Lorenzo, Independiente y varios contendientes más que irán surgiendo con el correr de las fechas; también la Supercopa ante River en el mes de Marzo será un punto importante en el calendario; y además los seis partidos de la fase de grupos de la Libertadores. Un total de 22 encuentros en casi cuatro meses para repartir minutos entre el numeroso plantel.

Con grandes planteles es más fácil armar grandes equipos y Boca hoy tiene un buen plantel, en cantidad y en calidad. Ahora es el momento del trabajo del cuerpo técnico para administrar los minutos entre tantos jugadores para evitar malos humores y sacar los mejores resultados para lograr los ambiciosos objetivos que se propuso la institución para este año. Es el turno de Guillermo para sacar chapa de conductor.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.