La guardia alta

Luego de un verano con algunos deslices, Boca retoma el torneo ante Colón con el objetivo de sepultar las dudas. Será la vuelta de Tevez a la Bombonera.

Las experiencias pasadas nos indican que no debemos preocuparnos tanto por lo que sucede en el verano. Luego de un comienzo de 2018 agitado, la hora de la verdad llegará recién este sábado cuando el Xeneize reciba a Colón para retomar la competencia oficial. Por si alguno lo olvidó, el equipo de Guillermo marcha puntero del torneo y defiende el título. La denuncia contra los colombianos, la ausencia de victorias, varios rendimientos bajos, dudas por el cambio de esquema con el regreso de Tevez, son cuestiones que empañaron el Boca que muchos pregonaban como máximo candidato a quedarse con todo. Ni eramos tan buenos antes. Ni ahora somos tan malos. O en tal caso, eso todavía está por verse…

El principal argumento para sostener que este no es el Boca auténtico es bastante simple. Al equipo le faltaron varios titulares en los amistosos. Y es difícil no resentirse ante la ausencia de, al menos, cuatro fijos. Sin contar a Gago y Benedetto, justamente las dos figuras del Xeneize, el Mellizo no pudo contar con Fabra, Barrios y Cardona por estar involucrados en una causa penal, además de Jara, que regresará tras recuperarse de una lesión.

Más allá de esto, tampoco se puede negar la realidad. Y es cierto que hubo aspectos negativos en esta pretemporada. En el caso de los colombianos, es probable que todavía no estén recuperados mentalmente de lo sucedido. Deben haber existido repercusiones en sus casas. Habrá que ver cuánto los afecta en lo deportivo. Poco importó la verdad de los hechos en esta puja. Los de Boca queríamos que se salvarán de la denuncia. Los rivales querían verlos fuera del club. ¿Por qué? Porque son jugadores valiosos. Tan simple como eso.

Tevez merece su propio párrafo: su llegada implica un retoque en el esquema. Más allá de que Guillermo, quien a veces peca de testarudo, insista con ponerlo de 9, será cuestion de tiempo para que se de cuenta que allí no va. Creímos que a fines de 2016 lo había entendido, pero aparentemente no. Por lo pronto parece que ante Colón no tropezará otra vez con esta piedra: Bou sería el punta y Carlitos iría más retrasado.

Si bien el Mellizo se debate entre varios esquemas, parece que el 4-3-1-2 ganaría la pulseada entre los números telefónicos. Salvo cambios de última hora, el Xeneize recibirá al Sabalero con: Rossi; Jara, Goltz, Magallán, Fabra; Nández, Barrios, Cardona; Tevez; Pavón y Bou.

Llegó el momento de despejar las dudas que este verano errático suscitó. Tomemos nota de las lágrimas de la vereda de enfrente. Y no bajemos la guardia. Sólo una cosa vende más que un Boca ganador. Un Boca perdedor. No le demos el gusto a nadie.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Más que un triunfo

Boca derrotó 1-0 a Newell’s en Rosario y se trajo algo más que los tres puntos: volvió a convertir de pelota parada, fogueó a los pibes y dejó atrás los rumores de estas semanas. Es el camino.

Son todos de Boca: Cacho Malbernat

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos toca Cacho Malbernat, pieza clave del Estudiantes de Zubeldía.

Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…