A toda marcha

Boca arrancó ganando del vestuario y sigue imparable en el torneo local: fue 2-0 a Colón con un gol de Pavón a los 2’ y otro de Nández tras pase de Tevez. El próximo rival, el escolta a seis, San Lorenzo.

Desde que Boca salió campeón a mediados de 2017, pareció ir en piloto automático: siguió puntero durante el resto del año, pasando los más de 400 días en el primer puesto. Ya en 2018, más allá de una turbulencia veraniega, el pie parece seguir en el acelerador: Boca derrotó 2-0 a Colón y sacó seis de diferencia en la cima.

Es que el puntero también arrancó este semestre oficial así, con el acelerador a toda marcha: Pavón puso con un pique bestial el 1-0 apenas a los 2’ del PT, dejando atrás el verano, los escándalos y todos los focos de crisis. Relajado, Boca de a ratos dio muestras del gran equipo que puede llegar a ser: pinceladas de Cardona, arranques de Tevez y la exigencia de siempre de Pavón. Por momentos el partido se le escapaba, algo a corregir por el DT, pero ahí apareció Rossi: tapó una gran pelota ante Vera y luego respondió con solidez.

La segunda parte arrancó con menos creación de Boca, que aguantaba bien en defensa (buen partido de los centrales) pero no llegaba. Guillermo sacó a Bou (floja apuesta) y mandó a Tevez de 9; más allá del puesto, Carlitos demostró su categoría: asistencia con la punta del pie en una contra para una gran definición de Nández, un volante de garra y despliegue. Minutos después del 2-0, el Apache hizo echar a Toledo, y el partido se tiñó por completo de azul y oro y el resultado podría haber sido más abultado.

Boca, con el acelerador a full, dejó atrás al verano. Viene dejando atrás también a los rivales: ya estiró a seis la diferencia con San Lorenzo, escolta y próximo rival, y le ganó a un duro Colón -sólo llevaba dos derrotas en el campeonato-. En un año con muchos objetivos, el torneo local sirve de pista para seguir aceitado y no frenar más.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Los números de la fe

Boca no pudo sacar diferencia de local pero hay estadísticas que sostienen la ilusión: los delanteros, Guillermo en Núñez, el arco vencido de Armani… Un punteo positivo para confiar.

Todo sigue igual

El partido de ida de la final de la Libertadores terminó empatado 2 a 2. Boca no pudo aprovechar las dos veces que estuvo en ventaja en el marcador y ahora va de punto a la revancha en el Monumental.

Pioneros

Boca define la final de la Libertadores ante River por primera vez con la premisa de honrar la historia: el Xeneize celebró antes que su rival eterno en todas las dimensiones y esta vez no puede ser la excepción.