Qué hacer sin Pablo Pérez

Boca recibe este domingo a Temperley y el mediocampista no estará por varias semanas. Qué opciones hay para reemplazarlo.

El empate ante San Lorenzo dejó polémicas, chicanas y cruces de ambos lados por el flojo arbitraje de Silvio Trucco. Pero también arrojó la lesión de Pablo Pérez, un pilar indispensable para Guillermo Barros Schelotto.

El DT de Boca no concibe un equipo ideal sin PP8. El ex Newell’s arrancó la Superliga erigiéndose como un verdadero líder futbolístico (además, tres goles en 13 partidos), rol que creció tras la rotura de ligamentos cruzados de Fernando Gago. Es uno de los puntos más altos y esta nueva distensión del sóleo izquierdo lo alejaría entre tres y cinco semanas de las canchas.

En el futuro cercano asoma el partido con Temperley el próximo domingo, pero Pérez también se quedaría afuera del debut en la Copa Libertadores ante Alianza Lima (1 de marzo) y llegaría incluso con lo justo a la final de la Supercopa Argentina, vs. River, el 14 del mismo mes en Mendoza.

Ante este panorama, el Mellizo cuenta con algunas variantes.

Opción 1: 4-3-3, Tevez de 9

Pérez volvió a la titularidad vs. San Lorenzo y el que dejó su lugar en el equipo fue Walter Bou. De esa forma, Tevez fue el centrodelantero. La primera opción es mantener todo el equipo y que Emanuel Reynoso ingrese en lugar del ex Newell’s y Málaga.

Sería: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Paolo Goltz, Lisandro Magallán, Frank Fabra; Wilmar Barrios, Nahitan Nández, Reynoso; Cristian Pavón, Tevez y Edwin Cardona.

Sería además el debut del Bebelo con la camiseta de Boca. Un enganche clásico que en este caso jugaría unos metros más atrás, involucrado más con la transición defensa-ataque y con el objetivo de ser el nexo con el Apache y Cardona.

Guillermo también puede optar por Gonzalo Maroni para generar juego en la mitad de la cancha.

El ingreso de Julio Buffarini significaría patear el tablero y cambiar totalmente la fisonomía del medio: generaría un Tevez mucho más retrasado, desligándose así de su responsabilidad de centrodelantero.

Opción 2: 4-2-3-1, ¿Wanchope o Bou?

Otra posibilidad es que jueguen Nández y Barrios en el medio; Pavón, Tevez y Cardona arriba y Bou o Wanchope Ábila de 9.

Con este esquema Boca no fue muy confiable ante Colón en la Bombonera. Con Bou, Tevez y Cardona desligados de colaborar en la marca, el equipo se vio descompensado y en más de una oportunidad quedó mal parado. De hecho el Sabalero jugó gran parte del primer tiempo en campo Xeneize.

Qué pierde Boca sin Pablo Pérez (y sin Gago)

La lesión de Pintita, en octubre de 2017, dejó un vacío futbolístico en un equipo que imperiosamente necesita una pausa. Boca no puede ser puro vértigo los 90 minutos. Y este problema se profundiza ahora con la ausencia de Pérez.

Con ellos Boca es más sereno, controla, piensa, hace circular la pelota y busca los espacios para lastimar con Pavón como principal carta de desequilibrio y velocidad.

Sin ellos Boca es un equipo mucho más vertical y sin equilibrio para retroceder y defender. El palo y palo no le sienta bien a ningún equipo. Ni siquiera a este Boca filoso de 28 goles en 14 partidos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Arranque en cero

Boca largó las tres competencias de este semestre con la valla invicta. Andrada parece haberse adueñado del arco y la pelea entre los centrales es una sana competencia.

Desayuno light

En la mañana de domingo, Boca le ganó 1-0 a Talleres sin demasiadas luces. La importancia de arrancar con el pie derecho y las conclusiones a futuro. Se viene el Barcelona…

La otra obsesión

Boca inicia su camino en la Superliga 2018-2019 con un objetivo claro: defender la corona y lograr por primera vez en su historia un tricampeonato local.