A palabras necias…

Tras una semana impregnada por el antiboquismo en los rivales y los medios, Boca hace caso omiso a las sospechas infundadas. Guillermo sabe que la mejor respuesta será un triunfo ante Temperley el domingo. Y que el resto siga llorando…

Luego de una semana en la que el antiboquismo quedó más expuesto que nunca, el Xeneize deberá seguir a rajatabla su libreto: sólo importa lo que sucede dentro de la cancha. Y es allí donde el equipo de Guillermo lleva más de 400 días como líder del campeonato. ¿Qué pasa con el resto? Nada. Dejemos que sigan elucubrando teorías conspirativas de nulo sustento real. Está la vista, de aquellos que se quieran sacar las vendas, qué equipo fue el más beneficiado en los últimos años. Los clásicos coperos que dirigió el propio Gallardo, autor del eslogan “la guardia alta”, fueron tan escandalosos a su favor que incluso cambiaron el curso de la historia. Después de dichas series, los cruces de Copa entre equipos argentinos pasaron a ser dirimidos por jueces extranjeros. Tampoco es necesario ir tan lejos. En el último superclásico, Pitana le dio una mano con la insólita expulsión de Cardona. Y ni así Muñeco…

Superado el baño de realidad a los desmemoriados, lo mejor es concentrarse en Temperley. Por eso, Guillermo, que de tonto no tiene un pelo, elige esquivar la discusión que plantea parte de la prensa sobre supuestas ayudas a Boca. A diferencia de otros que pelean el ingreso a la Sudamericana, el partido del domingo en la Bombonera es vital en la lucha por el bicampeonato. San Lorenzo, inmediato perseguidor, no jugará este fin de semana. Independiente, su rival, pospuso el partido para preparar la ida de la Recopa ante Gremio. El empate ante el Ciclón dejó mejor parado al Xeneize que ve pasar las fechas sin que sus contendientes se acerquen. El golpe de un triunfo puede ser psicológico: verse a nueve puntos sería demoledor.

Una vez confirmada la lesión de Pablo Pérez, que se resintió de una distensión en el sóleo izquierdo, el Mellizo comenzó el análisis de las variantes para el domingo. Si bien Reynoso surge como una alternativa lógica del ex Newell’s, todo parece indicar que el entrenador no apresuraría el debut del cordobés. En cambio, utilizaría a los 11 que vencieron a Colón con el regreso de Bou a los titulares. Así formaría con: Rossi; Jara, Goltz, Magallán, Fabra; Nández, Barrios, Cardona; Tevez; Pavón y Bou. 

Boca vive sus últimas semanas de relativa paz previo al frenesí que será el comienzo de la fase de grupos de la Libertadores sumada a la Supercopa de por medio. El momento para sentenciar el torneo es ahora. Hay que dejar la casa en orden antes de emprender viaje…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Los números de la fe

Boca no pudo sacar diferencia de local pero hay estadísticas que sostienen la ilusión: los delanteros, Guillermo en Núñez, el arco vencido de Armani… Un punteo positivo para confiar.

Todo sigue igual

El partido de ida de la final de la Libertadores terminó empatado 2 a 2. Boca no pudo aprovechar las dos veces que estuvo en ventaja en el marcador y ahora va de punto a la revancha en el Monumental.

Pioneros

Boca define la final de la Libertadores ante River por primera vez con la premisa de honrar la historia: el Xeneize celebró antes que su rival eterno en todas las dimensiones y esta vez no puede ser la excepción.