El puesto vacante

Con Gago y Pérez lesionados, a Boca hoy le falta el jugador que aporte el toque y la circulación en el mediocampo. ¿Cuáles son las diferentes variantes que tiene Guillermo para volver al mejor nivel del equipo?

Después de salir campeón en 2017, Boca comenzó arrasando en la Superliga de la que aún hoy es puntero: ganó los primeros ocho partidos con goleadas tanto de local como de visitante. Su fisonomía cambió con la baja de Fernando Gago, más allá de ganar el clásico en Núñez, y llegó con el tanque de reserva a fin de año, gracias al esfuerzo del resto del plantel para soportar una catarata de lesiones. Ahora, con Gago todavía afuera y Pablo Pérez también recuperándose, el Xeneize arrastra el mismo problema: ¿cómo generar juego desde el mediocampo sin dos de sus figuras?

Hasta ahora, Boca sigue puntero y hasta amplió la diferencia: las individualidades arriba y una buena defensa atrás permitieron que el equipo no decaiga en cuanto a resultados. Pero se nota cierta merma en el caudal de juego y, más allá de la discusión del puesto del 9, la principal razón está en la falta de circulación clara por la zona de volantes: con Wilmar Barrios y Nahitan Nández el equipo gana en garra pero pierde en toque preciso, en romper líneas. Edwin Cardona y Carlos Tevez han intentado ayudar tirándose más hacia atrás, pero ninguno logra disimular la falta de alguien que cumpla con ese rol durante todo el encuentro. El equipo, por momentos, pierde posesión y control al quedar partido.

Para solucionar este problema antes de que haya que lamentarlo, Guillermo Barros Schelotto podría decidir adelantar nuevamente a Tevez de nueve y colocar un volante más: Bebelo Reynoso o Gonzalo Maroni son dos juveniles con categoría para refrescar y darle más sensibilidad al mediocampo, y el ex Talleres parece más curtido y con más noción de ubicación que su competidor. Otra opción es Julio Buffarini: sumar a Buffa al tándem Barrios-Nández parece ser excederse en la lucha y el ímpetu de una zona que también debe crear.

Hasta ahora, Walter Bou no ha sido una gran carta en ataque y a Ramón Ábila todavía le falta convencer al DT de que puede acoplarse al juego veloz del equipo. Así, y con la falta de generación en el medio, el adelantamiento de Tevez parece una opción viable para, aunque se pierda en peso en el área rival, se gane mucho más desde la mitad de cancha. Boca sigue puntero en el torneo, pero se le vienen compromisos difíciles como el debut en la Libertadores y la final de la Supercopa, donde ni Gago ni posiblemente Pablo Pérez estén. Y el Xeneize debe seguir su camino sin pozos ni huecos ni puestos vacantes…

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.