El recambio que no fue

Guillermo deberá tomar nota para el futuro: ante Argentinos Juniors, varios de los suplentes no estuvieron a la altura. ¿Cómo replantear el recambio para futuras ocasiones donde se superpongan las competencias?

Boca sufrió ante Argentinos Juniors una fea derrota que, igualmente, lejos está de moverlo de la punta del torneo. Pero de todas formas, la caída deberá servir de enseñanza: Guillermo Barros Schelotto rotó mucho en defensa y el equipo lo sintió por demás. Sabiendo que se vienen un marzo y, sobre todo, un abril cargado, ¿qué conclusiones se pueden sacar?

Lo primero es que la dupla Vergini-Heredia no dio garantías en ninguno de los tres partidos en los que le tocó jugar: 2-3 amistoso con Godoy Cruz, 0-0 con un Alianza flojo en ataque, y este 0-2 en La Paternal. Al pibe todavía le falta rodaje, mientras que el ex Newell’s (que en Lima había mostrado algo más de nivel) juega siempre nervioso. El cansancio del partido de Copa puede ser un atenuante, pero sin dudas que no haber traído un central extra hace temer por esta zona cuando no estén los confiables Lisandro Magallán y Paolo Goltz.

En los laterales, hay nombres pero por ahora no hay nivel. Emmanuel Más no logró evidenciar sus virtudes en ataque, aunque tampoco hizo demasiado agua en defensa. Julio Buffarini, que también había estado el jueves ante Alianza, fue de lo peor contra Argentinos: perdido, impreciso y poco inteligente.

En el mediocampo hay que hacer un asterisco: con la inminente vuelta de Pablo Pérez y la de Fernando Gago, será la zona con mayor y mejor recambio. Queda la duda de cómo ocupar el puesto de Wilmar Barrios cuando el incansable colombiano se vea obligado a reposar: ¿Nahitan Nández, suspendido en la Copa, podría jugar como único volante central? Por lo pronto ofrecería mayores garantías que un Sebastián Pérez bajísimo.

En la delantera, Ramón Ábila jugó en La Paternal como para justificar las elecciones de Guillermo: lentísimo, poco práctico, casi torpe; tiene mucho más para dar y cuenta todavía con el justificativo de los pocos minutos en cancha con sus compañeros. Ante AAAJ, GBS no rotó por los costados: Gonzalo Maroni, con su entusiasmo, podría ganarse minutos allí, mientras que Cristian Espinoza o Junior Benítez ya dejaron pasar algunas chances el semestre pasado.

Boca hoy por hoy tiene un gran primer equipo, con jugadores en alto nivel y con más de 450 días en la punta del fútbol argentino que así lo evidencian. Ahora recuperará dos soldados importantísimos, de Selección, mientras sigue esperando por Darío Benedetto. Pero a no dormirse: aceitar el recambio es fundamental para un semestre que, más allá del 14/03, seguirá siendo disputado.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.