El gran ausente

El triángulo defensivo Vergini, Heredia y Sebastián Pérez evidenció las falencias del equipo a la hora de replegarse y resaltó a los ausentes. Barrios es pieza clave y no puede faltar.

Durante estos más de 450 días que Boca lleva como líder del torneo argentino, pocos equipos lo han superado desde el juego como lo hizo Argentinos Juniors el lunes. Reconocido por el propio Guillermo, quizás haya sido aquel Superclásico en mayo en La Bombonera que terminó 1-3, uno de los ejemplos en los que el Xeneize no tuvo respuestas ante su rival.

Claro está, estos dos encuentros tuvieron contrastes disimiles: ante el ‘Bicho’ jugaron mayoría de suplentes, y en aquella tarde ante River parecía que se perdía el campeonato. Sin embargo, esa derrota significó un cambio brusco en la conformación del once, que afrontó el resto de ese torneo con una defensa nueva: Jara se consolidó como lateral derecho en demérito de Peruzzi, Tobio le ganó la pulseada a Vergini, Magallan a Insaurralde y Silva a Fabra. Allí fue también cuando comenzó a emerger la figura de Wilmar Barrios. 

El colombiano se transformó en la recta final del Campeonato 2016/17 en una pieza fundamental para el medio, imponiéndose por su gran despliegue físico y relegando a Rodrigo Betancur en ese trío central que conformaban junto a Gago y Pablo Pérez. El nacido en Cartagena tuvo su bautismo en La Boca una tarde ante Temperley en la que se ganó rápidamente los aplausos de la tribuna, pero fue una noche ante Newell’s en la que se transformó en trascendental para el equipo y no salió más.

Ya consolidado, jugó el 99% de los minutos en la Superliga (amen del partido con Belgrano en el que se fue reemplazado faltando 15), pero se ausentó en la noche de La Paternal y el equipo lo sufrió. “Uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que lo pierde” dice el dicho. Y es así. Guillermo deberá rezar para que no se refríe. Quedó evidenciado que su coterráneo Seba Pérez no provee el equilibrio que un equipo ofensivo como Boca necesita.

Asimismo, la presencia del nacido en Cartagena hace mejor a los centrales. Sin él, Vergini y Heredia sufrieron por demás los embates de Argentinos, algo que no sucedió en Lima con Alianza, por ejemplo. “Nos ayuda mucho por delante para que el rival llegue ya cansado”, aseguró Paolo Goltz en MuyBoca Radio hace unas semanas. Está claro, si Guillermo decide volver a rotar, hay alguien que no tiene que faltar y usa la remera número 16.

Por @tomynel

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Inyección anímica

Boca sumó un triunfazo en el último partido del año por Superliga: el Xeneize derrotó a Independiente en Avellaneda por 1 a 0 con gol de Cardona. El equipo de Guillermo llega con la moral alta a la final de la Libertadores.

Impunidad

La final de la Libertadores se jugará y no se identificó a ninguno de los responsables del ataque al micro de Boca. La presión de la CONMEBOL pudo más que el pedido xeneize. Ahora, a confiar en la hazaña del equipo.

Crónica de una vergüenza

La agresion al micro de Boca, el show patético de CONMEBOL, la responsabilidad de River, los huevos del plantel y CT, las idas y vueltas de Angelici… Todo el papelón del Monumental contado desde adentro.