¿Cómo llega Boca?

El Xeneize enfrenta la Supercopa con el ánimo el alza, varias certezas y algunas dudas. Con una posición inmejorable en el torneo y la Libertadores en el horizonte, el clásico puede ser un trampolín anímico sin igual.

Se dice que no importa cómo llegan los equipos a un clásico; el lugar común, igualmente, no invalida los análisis previos: Boca ha transitado todo un camino para llegar a esta Supercopa y, se plasme o no en el resultado final, lo ha hecho bastante cerca a lo mejor posible, algo que no es para desmerecer.

El Xeneize se ganó el derecho de jugar esta final al ser campeón del torneo 2016/17. No tendrá a su goleador y figura, Darío Benedetto, ni a Fernando Gago, pero recuperó a Carlos Tevez y sumó jerarquía con Edwin Cardona, Nahitan Nández y Paolo Goltz. Hay jugadores que han crecido desde la consagración, como Leonardo Jara y Lisandro Magallán, mientras que se sumó un recambio que todavía intenta encontrar su lugar (Ramón Ábila y Julio Buffarini, por ejemplo).

Tras salir campeón, Boca fue un vendaval de fútbol en el segundo semestre de 2017, e incluso le ganó a River sin discusión en el Monumental. Ahora, el Xeneize ya no arrolla de esa manera, pero sigue ganando: va más de 450 días puntero. El último partido, ante Tigre, demostró también su carácter y su contagio con la gente: el gol agónico de Jara y el delirio de las tribunas fueron la previa ideal para un partido tan decisivo y caliente como un Boca-River.

Aún sin volver a su mejor forma, extrañando a Gago (ahora volvió Pablo Pérez para dar fluidez al medio) y, sobre todo, a Benedetto (Tevez se pierde de a ratos improvisando como nueve), Boca deberá plantarse en Mendoza sabiendo todo lo que es hoy en día, amén de que la historia también lo demande. Boca es el punterísimo del fútbol nacional, tiene la Libertadores entre ceja y ceja y vive un presente bastante mejor que el de su rival. Que esta vez sí importe cómo llega cada uno.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.