Un cuento chino

Fracaso en la Supercopa y una lesión lo deja afuera del momento más importante del año: el regreso de Tevez fue la infundada necesidad de querer mejorar un equipo que ya funcionaba a la perfección.

El 11 de diciembre de 2016, el fútbol argentino tenía un nuevo líder en el torneo: un equipo unido, ordenado y con un poder ofensivo digno de Selección. 390 días más tarde, se daba el segundo regreso de Carlos Tevez al club. Durante ese año, Boca demostró autonomía ante la ausencia de un jugador de calibre como el Apache. Darío Benedetto fue el mejor delantero del país, marcando 9 tantos en la segunda mitad del año (cuatro meses después de su lesión) y superó la ausencia de Fernando Gago, quien sufrió una rotura de ligamentos en su regreso a la Selección Argentina. La paz que reinó durante algo más de un año en Brandsen 805 finalizó el primer viernes de 2018, cuando Carlitos se sumó a la pretemporada en Cardales tras siete meses de vacaciones.

Leé también: Punto emocional

Su vuelta fue la decisión más sensata. Con el generador de juego y el goleador lesionados, Tevez podía hacerse con esas responsabilidades para sacar al equipo adelante de cara los dos grandes desafíos del año: la Supercopa Argentina y la Copa Libertadores. Realizar una buena pretemporada y tomar rodaje en los encuentros de verano eran las claves para que el ex-Shanghái Shenhua quede al cien por ciento tras más de medio año relegado en Asia

«Yo no me puedo ir porque Boca no juega la Libertadores, ganar 40 palos y volver cuando ya esté clasificado»

Sus actuaciones fueron de menor a mayor durante la Superliga. Tres goles y dos asistencias en ocho partidos (incluyendo la visita a Alianza Lima) dejaron en evidencia que todavía había cosas por pulir, pero no pronosticaron lo que estaba por venir. El 14 de marzo, en uno de los partidos más importantes del año, el Xeneize cayó ante River en Mendoza. La presentación de Carlitos dejó muchísimo que desear, dejando entrever falta de entendimiento colectivo con sus compañeros y el bajo rendimiento comparado al jugador que se fue a China en diciembre de 2016. Luego del encuentro, sin una actuación que lo autorice, responsabilizó sutilmente a un compañero por la derrota.

«Fueron dos errores nuestros. El penal no sé si fue, estaba del otro lado, pero después tenemos que cortarlo en la mitad de la cancha… No lo hacemos y así lo pagamos también»

La fecha FIFA era la oportunidad perfecta de parar la pelota y tener un tiempo muerto, tanto físico como mental, de cara a un mes clave para seguir en lo más alto y hacer lo propio en la Libertadores. Pero… Tras el empate vs. Atlético de Tucumán, el Apache se retiró a dos minutos del final en óptimas condiciones físicas. Tras lunes y martes libre, el equipo volvió a entrenarse, pero el delantero acusó una molestia en su pierna izquierda. Horas más tarde, fue diagnosticado con una «distensión grado 2 en el sóleo izquierdo». Llueven las hipótesis sobre qué pudo haberla causado en esos dos días que los jugadores tuvieron para hacer lo que quisieran. Una lesión por fuera de lo que son las actividades profesionales hablaría de falta de profesionalismo.

El regreso de Tevez fue la infundada necesidad de querer mejorar un equipo que ya funcionaba a la perfección. Lamentablemente, Guillermo deberá buscar soluciones momentáneas, esas que el ’32’ hasta ahora no brindó, y esperar con ansias el regreso de los dos pilares de este plantel. Queda por delante el objetivo más deseado por los hinchas, y hay que afrontarlo estando a la altura de lo que significa vestir esta camiseta.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El Único Grande, en carrera», por Marcelo Guerrero

Boca derrotó por penales a Patronato y se metió en las semifinales de la Copa Argentina. El Xeneize busca quedarse por cuarta vez con el trofeo federal.

“Cada vez más solido”, por Marcelo Guerrero

Boca ganó en Tucumán y sigue en levantada: Battaglia está invicto y suma variantes para el plantel.

«Boca compite», por Marcelo Guerrero

El Xeneize no pasó del 0-0 ante Defensa y Justicia pero dejó algunas sensaciones positivas: aunque está lejos en el torneo, mantiene el protagonismo en cada partido.