Los dos Boca

El Xeneize arrasó en la primera mitad del campeonato; hoy, ni cerca de ser tan vistoso, no sólo sigue puntero si no que hasta amplió la diferencia con sus perseguidores. ¿Qué cambió? ¿Cómo recuperar el juego perdido?

El primer semestre de esta Superliga 2017/18 fue colosal: Boca ganó en el Monumental, le hizo cuatro a Vélez y Godoy Cruz, tres a Olimpo, les ganó a Lanús y Estudiantes de visitante… Esta segunda parte, amén del duro traspié en la Supercopa, parece más forzada: hubo que transpirar contra Banfield y Temperley, por ejemplo. Así y todo, el Xeneize sigue bien arriba y con serias chances de repetir el título, pero está claro que la búsqueda del juego debe volver a apuntar a esos seis meses de fines de 2017. ¿Qué pasó en el medio?

El primer gran asterisco para explicar el bajón futbolístico de Boca es la pérdida de dos de sus mejores jugadores, Fernando Gago y Darío Benedetto (quien convirtió nueve goles en nueve partidos, ni más ni menos). Está claro que el Xeneize tiene con qué sobreponerse a las lesiones y no debería haber sufrido tanto sus ausencias, pero es igual de evidente que son dos jugadores prácticamente irremplazables: ambos tenían serias chances de ir al Mundial.

Otra razón puede estar en algunos bajones individuales: Edwin Cardona no es el mismo que el año pasado, Paolo Goltz se muestra más inseguro y Agustín Rossi ha ido aumentando su nerviosismo. Carlos Tevez, además, no ha vuelto de la mejor manera… También pesa la doble competencia, ausente el semestre pasado, y el calendario FIFA: Wilmar Barrios y Cristian Pavón, dos de las figuras de Boca, no paran de sumar minutos de juego y de viaje.

Fueron diez triunfos y dos derrotas el semestre pasado contra seis victorias, dos empates y dos caídas en éste; la diferencia principal está en los goles: 25 a favor y sólo cinco en contra en la primera parte, 15 y 10 en la segunda. Más allá de lo que digan los números, lo principal se ve en cancha: Boca no tiene la fluidez, la agresividad y la seguridad de antaño. Con la confianza que le da la tabla y una holgada diferencia, más el buen inicio en la Libertadores, el Xeneize debe serenarse, calmar los nervios innecesarios y levantar niveles individuales. Los dos objetivos pendientes del inicio de 2018, el bicampeonato y la clasificación están cerca y, si Boca levanta el nivel, será cuestión de tiempo para lograrlos.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Oídos sordos

Guillermo visitará a Argentinos con un equipo ofensivo con el regreso de Tevez a La Paternal: era hora de que el Xeneize se deje de autocensurar por las voces ajenas. Ni Zárate, ni Buffarini, ni el Apache. El problema del resto es Boca.

Una visita de riesgo

Boca volverá a visitar La Paternal, un reducto en el que tan solo pudo ganar en tres ocasiones en los últimos 14 años. Te invitamos a recordar las últimas alegrías xeneizes en el Diego Armando Maradona.

Mirando al banco

A Boca se le viene una seguidilla decisiva y el recambio saldrá a la cancha: por ahora, los delanteros suplentes dieron soluciones; en el medio todavía hay dudas.