Es la hora de confiar

Tras encaminarse en el torneo, Boca tiene una chance inmejorable para empezar a cerrar el semestre como corresponde: el duelo con Palmeiras en la Bombonera rememora las viejas noches de gloria. Es el momento.

Cuando las lesiones entrecortaban la respiración, cuando el aliento de Godoy Cruz y otros perseguidores se empezaba a sentir, cuando la distancia se achicaba y el pecho hacía lo mismo, Boca tomó aire: el triunfo contra Newell’s, contundente y con momentos de buen fútbol, le dio seis puntos de ventaja en el campeonato con nueve por jugar. La bocanada le infla el pecho al Xeneize y se viene un partido ideal para aprovechar el aire fresco.

Boca recibe a Palmeiras con una misión y dos objetivos: ganar para prácticamente abrochar la clasificación a octavos de final (lo lograría si también vence a Alianza Lima en la última fecha como local) y también ganar para revalidar todo lo bueno hecho en este tumultoso semestre. Vapuleado por las bajas y lesiones inoportunas, el Xeneize puede llegar a cerrar la temporada con un bicampeonato, algo que no se da hace 12 años en el fútbol argentino (también fue Boca) y la continuidad del máximo anhelo de la hinchada, la Copa Libertadores.

Ante Newell’s, más allá de las desatenciones defensivas que parecen estar lejos de corregirse, Boca se repuso a las lesiones y fue sólido: prolijo y ordenado en el medio, supo potenciar a un Cristian Pavón bestial (el mejor jugador de todo el torneo argentino) y tuvo en Ramón Ábila un centrodelantero siempre en el lugar indicado. Se pedirá algo más de Carlos Tevez, fundamental en Brasil, y más concentración de la defensa para derrotar a un rival más fuerte que los rosarinos: el partido con Palmeiras, por historia y también por presente, es uno de los marcados en rojo desde el arranque del 2018.

Con el ánimo renovado y la confianza en alza, Boca puede darse un gustazo para empezar a cerrar el semestre con una certeza: aún a los tumbos, este equipo cumple sus objetivos. Tras varias dudas, es la hora de confiar.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A tiro

Boca recibe a Central en La Bombonera y, aunque Guillermo planta mayoría de suplentes pensando en Palmeiras, el equipo tendrá piezas claves como Gago y Benedetto. El Mellizo no quiere perder pisada en la lucha por el tricampeonato…

El factor experiencia

Carlos Lampe es el nuevo refuerzo de Boca: el arquero de la selección de Bolivia llega para lo que queda de la Libertadores tras un buen paso por Chile y a sus 31 años. “Hay partidos que realmente los gana él”, le cuentan a MuyBoca desde Huachipato, su ex club.

Más que un empate

Boca iba 0-2 y tuvo diez minutos finales a pura euforia para llevarse un punto en su visita ante Racing. Wanchope Ábila y Sebastián Villa anotaron los goles del empate. Al equipo de Guillermo hay que matarlo dos veces.