500 veces Boca

El Xeneize no se baja de lo más alto del fútbol argentino desde el 12 de diciembre de 2016. Siempre cuestionado, el equipo de brilla en lo numérico.

Mientras acaricia la Superliga y se acomoda en su grupo en la Copa Libertadores, Boca festeja. Porque a pesar de estar siempre cuestionado desde su rendimiento, al Xeneize le sobran los motivos para tomarse al menos un día para celebrar un logro récord en el fútbol argentino: mantenerse en lo más alto durante 500 días no es para cualquiera.

Desde aquel 12 de diciembre de 2016, el equipo de Guillermo Barros Schelotto lleva disputados 41 partidos. Son 27 triunfos, siendo el más ganador, siete derrotas, el que menos perdió, y siete empates. Lleva, desde entonces, 88 puntos: si se sumara una tabla acumulada desde entonces, estaría a 13 unidades de River, su escolta. Además, con 74 goles a favor (1,8 por cotejo) y solo 30 en contra (menos de uno por encuentro), es el más goleador y el menos goleado. Además, en cada torneo de manera individual se destacó por lo mismo.

De esos 74 tantos convertidos, Cristian Pavón participó en 26, es decir, en el 35%. Son 10 festejos y 16 asistencias, siendo, así, el que más pases gol dio -siete más que sus perseguidores-. Además, Kichan es el único que jugó los 41 duelos (todos como titular), en los que lleva 3605 minutos (solamente Guido Herrera, arquero de Talleres, tiene más minutos que él), por lo que solo se perdió 85′, producto de las veces que el DT decidió sustituirlo.

Por detrás suyo aparece Agustín Rossi, quien estuvo presente en todos los choques por torneos locales desde que llegó: son 40 partidos al hilo desde el arranque, en los que mantuvo su valla invicta en 19 oportunidades (casi la mitad). Para contextualizar, Darío Benedetto disputó 25 encuentros y Fernando Gago, apenas 18. Eso sí: el Pipa, con 23 goles, sigue siendo el máximo anotador durante este período de tiempo, con seis cotejos menos que su más inmediato perseguidor (Lautaro Martínez, con 19 en 19).

Siempre cuestionado, Boca lidera toda estadística que se le cruce. Sus detractores dirán que lo consiguió por no tener doble competencia, pero el Xeneize convirtió esa desgracia en una virtud y se hizo cargo de la responsabilidad que le tocó ocupar: consagrarse durante la temporada pasada y quedar a un paso del bicampeonato, algo que no se da desde hace más de una década.

Por @gboero

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A fuerza de voluntad

Conocé a Nicolás Capaldo, el juvenil que en su cuarto partido en Boca defenderá el mediocampo en una final: capitán desde chico, con personalidad y físico y con una técnica que fue depurando con constancia y entrenamiento extra. “Es el jugador que estamos buscando”, dicen sus entrenadores de Inferiores.

Rearmando el medio

Boca tiene bajas sensibles en la previa al partido decisivo de la Copa de la Superliga y Alfaro tendrá que plantear un nuevo mediocampo: ¿Qué opciones maneja? ¿El cambio de esquema es una posibilidad?

Boca siempre está

El Xeneize llegó a su 25 partido decisivo en este siglo: más de una final por año (y un triangular desempate). Después del triunfo sobre Argentinos y con Tigre en el horizonte, leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.