Fuera de foco

Boca puede jugarse la chance de ser bicampeón en La Plata sin dejar de lado el viaje a Barranquilla el miércoles. Un contexto inusual con sensaciones encontradas.

El desenlace de la temporada 2017/18 no puede parecer más complicado para el equipo de Guillermo, que podrá jugarse la chance de ser bicampeón del fútbol argentino el fin de semana, y paralelamente, no deja de pensar en ir a ganar a Barranquilla para no dilapidar sus chances en la Copa Libertadores.

La derrota con Palmeiras en La Bombonera dio vuelta la tortilla. Era un partido bisagra para acomodarse en el grupo, pero los errores individuales dejaron en jaque la clasificación. «Nunca se le ha hecho nada fácil a este equipo», aseguró Pablo Pérez en la rueda de prensa posterior, uno de los sobrevivientes de las últimas eliminaciones coperas.

Leé también: El análisis de la caída ante Palmeiras

La sensación es ambivalente. La Libertadores es la obsesión de todos, y el equipo de Guillermo tiene que plantar bandera en Colombia para seguir ligado a esa ilusión. ¿Es posible? Claro que sí. Pero Boca tendrá que ser inteligente. El rival tiene la posibilidad, ante su gente, de dejar afuera a uno de los equipos más ganadores y con más historia en la competición, con todo lo que eso implica. Es de esos partidos en los que los nombres tienen que hacerse hombres, dar el máximo, y dejar todo por la camiseta. No es ni más ni menos que una verdadera final. No hay lugar para desconcentraciones ni errores.

Leé también: Boca ya lleva más de 500 días en lo más alto de la tabla de la Superliga

Ahora, ¿cómo afrontar el choque de Gimnasia en La Plata el domingo? Sin dudas que será algo inusual. Gran parte de la formación estará supeditada a lo que suceda con Godoy Cruz hoy. Si matemáticamente hay posibilidades de alzarse con el bicampeonato, seguramente el equipo tenga más jugadores titulares. Y si no, tal vez podamos ver a Buffarini, Espinoza y Walter Bou en el XI. El horario es otra particularidad, 11 de la mañana (ideal para atragantarse con la medialuna ante la primera pelota parada en contra). En consecuencia, ¿quién será el arquero? Agustín Rossi, quien ya estaba en el ojo del huracán, quedó sumamente expuesto la noche del miércoles; o volverá Guillermo Sara, que no ataja oficialmente desde la derrota por Copa Argentina el año pasado con Central.

En fin, ahí está Boca. Entre la gloria y Devoto, entre ser el primer bicampeón en el fútbol argentino después de 12 años y quedar afuera de la Libertadores en fase de grupos (algo que no sucede desde el 94′). Así es la actualidad: vertiginosa, bipolar, condenatoria, siempre ligada al sufrimiento. Ahí está Boca. Ahí estamos nosotros, comiéndonos las uñas. Solo queda confiar, bancar y seguir.

Por @tomynel

Comentarios

  1. No sabría cómo definir al Boca de los Mellizos.

    Por un lado están estos 500 días de Boca puntero.

    Y por otro, ya una constante en los últimos cinco años, la derrotas trascendentales y que duelen en el pecho del hincha.

    Boca tranquilamente puede ganar en Colombia. Junior está lejos de ser un equipo de temer, creo que Guillermo tiene que preocuparse más puertas adentro y por el rendimiento propio.

    Hay que pasar esta tormenta, estos días nublados. Para la próxima ronda recuperamos al Pipa y a Fer… todo va a ir mejor.

  2. Hay que salir todos juntos de esta! Confío en el Melli, confío en el equipo. Hay que superar esto y hacer la pretemporada tranquilos con Gaguito y el Pipa!!

  3. El miércoles hay que ganar como sea. Con buen fútbol, con mal fútbol, con lo que sea.

    Porque esto es Boca y no se puede fallar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Podcast: Defensa para armar

En MuyBoca pusimos el foco sobre la línea defensiva del equipo de Russo: ¿cómo se pasó de la solidez del 2020 a la falta de funcionamiento de la actualidad?

¿Quién es Andrés Felipe Román?

Miguel Russo tiene su lateral derecho: Boca sumó al colombiano Román cuando nadie lo tenía en carpeta. En MuyBoca te lo presentamos.

El vaso medio lleno

El análisis de Marcelo Guerrero del empate 2-2 en el debut del torneo: los problemas atrás y las virtudes adelante.