Los méritos de Guillermo

El Mellizo repitió el título local logrado en 2017 y se cuelga otra medalla: es el único bicampeón en la historia de Boca como jugador y como DT. ¿Cuál fue su aporte para esta estrella?

El “Que de la mano, de los Mellizos…” sonó fuerte el torneo pasado, en el 4-0 de Boca a Aldosivi que lo catapultó al título 2016/17. Ídolo enorme como jugador, Guillermo Barros Schelotto comenzaba a escribir también su historia grande como entrenador de Boca. A pesar de tropiezos y errores, el Mellizo vuelve a subir otro escalón en su carrera como DT con este campeonato: es el único en la historia del club en coronarse bicampeón como jugador (1998/99) y desde el banco de suplentes.

Con el durísimo golpe de la Supercopa perdida en el medio, a Guillermo y a su fiel ladero Gustavo deben reconocérseles méritos en este nuevo festejo. El primero y principal tiene nombre y apellido: Cristian Pavón, un jugador devenido en crack que muchísimo le debe a su DT. Algunos buenos momentos de Lisandro Magallán y el aporte de Walter Bou en el segundo semestre son otros aciertos individuales.

Por el lado grupal, Guillermo logró algo fundamental: Boca bajó su nivel, es cierto, pero mantuvo la punta a pesar de dos durísimas lesiones como las de Fernando Gago y Darío Benedetto, más una catarata de dolencias en la parte decisiva del semestre. Los nombres cambiaron, el caudal de juego mermó, pero el objetivo siguió siendo el mismo: sumar a como dé lugar para mantener ese primer puesto que se consiguió en base a un equipo arrasador en el inicio del campeonato.

A Barros Schelotto todavía les queda camino por recorrer y hay críticas válidas para marcarle a un entrenador al que le cuesta salirse del libreto en ciertas oportunidades: el largo y fallido experimento de Carlos Tevez como nueve es un buen ejemplo. Sin embargo, a su enorme carrera de jugador ya le está sumando títulos con traje y corbata. Guillermo es así: un ganador nato.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

De crisis y finales de ciclos

#DePrimera: tras la final perdida ante Tigre, un balance del semestre y de lo que se viene, por Marcelo Guerrero.

A fuerza de voluntad

Conocé a Nicolás Capaldo, el juvenil que en su cuarto partido en Boca defenderá el mediocampo en una final: capitán desde chico, con personalidad y físico y con una técnica que fue depurando con constancia y entrenamiento extra. “Es el jugador que estamos buscando”, dicen sus entrenadores de Inferiores.

Rearmando el medio

Boca tiene bajas sensibles en la previa al partido decisivo de la Copa de la Superliga y Alfaro tendrá que plantear un nuevo mediocampo: ¿Qué opciones maneja? ¿El cambio de esquema es una posibilidad?