Un refuerzo lógico

Carlos Izquierdoz está en Boca: central, conocido de Guillermo y de Goltz, con continuidad y estrellato en México, capacidad de liderazgo, títulos… Análisis de un defensor bajo perfil que llena todos los casilleros para merecer vestir la azul y oro.

La camiseta de Boca no es para cualquiera.

Para llegar a Boca tenés que tener pergaminos. Carlos Izquierdoz fue campeón en Lanús, de la Sudamericana 2013, y en México con Santos Laguna: obtuvo dos ligas locales, una Copa México y una Copa de Campeones (símil Supercopa argentina).

Para ser refuerzo de Boca tenés que estar en ritmo, con continuidad. Desde la temporada 2010/11, Izquierdoz jugó como mínimo 13 partidos por temporada. En México incluso rompió esa media: 39, 33, 36 y 33 partidos sólo por ligas locales en sus cuatro años en tierras aztecas.

Para rendir en Boca tenés que tener personalidad. Desde 2015, Izquierdoz se hizo capitán en Santos, jugó más de 100 partidos (una cifra que también superó en Lanús) y se volvió referente del equipo ante los micrófonos, evidenciando una sana capacidad de declarar con firmeza e inteligencia. Tiene 29 años, una edad ideal para el puesto.

Sin estridencias, Izquierdoz es un refuerzo que cumple con los requisitos necesarios para llegar al club. Vale sumarle también el conocimiento con Guillermo Barros Schelotto y, sobre todo, con Paolo Goltz, ex compañero de zaga. En el torneo Inicial 2013, jugaron 16 partidos juntos; en el Final 2013, doce; en la Sudamericana 2013, donde alzaron el trofeo, compartieron cancha en 10 ocasiones; y por último también fueron laderos en la Libertadores 2014, en nueve partidos. El total es de 37 encuentros jugados juntos, con 23 victorias, 13 empates y once derrotas.

La camiseta de Boca no es para cualquiera. Y Carlos Izquierdoz, pese a su perfil bajo en Argentina, no es cualquiera.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Los números de la fe

Boca no pudo sacar diferencia de local pero hay estadísticas que sostienen la ilusión: los delanteros, Guillermo en Núñez, el arco vencido de Armani… Un punteo positivo para confiar.

Todo sigue igual

El partido de ida de la final de la Libertadores terminó empatado 2 a 2. Boca no pudo aprovechar las dos veces que estuvo en ventaja en el marcador y ahora va de punto a la revancha en el Monumental.

Pioneros

Boca define la final de la Libertadores ante River por primera vez con la premisa de honrar la historia: el Xeneize celebró antes que su rival eterno en todas las dimensiones y esta vez no puede ser la excepción.