Un distinto total

Boca abrochó la bomba del mercado: Mauro Zárate se sumará al Xeneize por tres temporadas. Un jugador que rompe el molde pero que nunca alcanzó su máximo potencial y ahora busca darle un giro a su carrera a los 31 años.

El Xeneize tiene como obsesión la Copa Libertadores y para lograrlo se necesita el mejor equipo posible. El mercado de pases invernal está siendo la apuesta más fuerte de la gestión Angelici por el nivel de inversión económica y por la jerarquía de refuerzos que llegaron. En este último ítem se ubica Mauro Zárate, un delantero que supo tener potencial de crack en sus comienzos pero que tomó decisiones que lo alejaron de alcanzar su máximo nivel. ¿Cómo encaja Zárate en el Boca de Guillermo?

Mauro es un delantero distinto a todos los que tiene el Mellizo a su disposición. Su hábitat natural es por la parte central del ataque: como ‘9’, pese a no tener un gran tamaño ni un juego aéreo que lo destaque pero si con buenos movimientos y capacidad para definir, o detrás de un referente de área, aprovechando su remate a media distancia y su habilidad. Si se lo tira a un costado puede cumplir de forma correcta, sobretodo jugando de izquierda al centro para convertirse en una amenaza con su pegada.

Mauro nunca alcanzó ese potencial de crack mundial que se proyectaba. De aquel chico que casi da vuelta solo una serie de Copa Libertadores en 2007 con el Vélez de Lavolpe ante el Boca de Russo a este jugador de la actualidad ha pasado mucha agua bajo el puente. Su prematura salida al fútbol de Qatar fue contraproducente para su carrera y sus estadías fugases en distintos clubes tampoco ayudaron: jugó en diez instituciones distintas. Aun así muchos equipos importantes como Inter, Lazio, Fiorentina o West Ham apostaron por su talento como lo hace ahora Boca.

Su pase al Xeneize generó polémica. No por el club que vio la posibilidad de sumar a uno de los mejores delanteros del medio local y accionó, pero si por el modo en el que el menor de los Zarate dejó Vélez: después de prometer y anunciar una renovación por tres años. Mucho tuvieron que ver otros factores para generar esta situación incómoda: desde sus hermanos hablando de traición, hasta el periodismo sentándolo en el banquillo de acusados por el simple hecho de elegir una mejor opción económica y deportiva.

Con 31 años, Guillermo recibe un delantero distinto, con enormes capacidades individuales y con una cabeza mucho más centrada. Zárate sabe que está ante la última oportunidad de su carrera de alcanzar su techo jugando en uno de los clubes más importantes del mundo. La apuesta es fuerte y el objetivo es grande, pero el ex Vélez tiene con que completar las expectativas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Los números de la fe

Boca no pudo sacar diferencia de local pero hay estadísticas que sostienen la ilusión: los delanteros, Guillermo en Núñez, el arco vencido de Armani… Un punteo positivo para confiar.

Todo sigue igual

El partido de ida de la final de la Libertadores terminó empatado 2 a 2. Boca no pudo aprovechar las dos veces que estuvo en ventaja en el marcador y ahora va de punto a la revancha en el Monumental.

Pioneros

Boca define la final de la Libertadores ante River por primera vez con la premisa de honrar la historia: el Xeneize celebró antes que su rival eterno en todas las dimensiones y esta vez no puede ser la excepción.