No come arroz

Boca enfrentará a Alvarado por Copa Argentina en el inicio de la competencia oficial: Guillermo se planta con Zárate en cancha y sienta a Tevez en el banco. La decisión, que en otro momento hubiese generado revuelo, hoy aparece como la más lógica.

Luego de un receso extenso, con el Mundial de por medio, Boca volverá a la competencia oficial ante Alvarado por Copa Argentina. El certamen, que a los grandes suele interesarle más por el boleto a la Libertadores que por el título en sí, está recién tercero en el orden de prioridades de este semestre. El Xeneize, bicampeón del fútbol local, tiene garantizada su participación en la Copa siguiente. Los cañones apuntan a la edición actual. Sin embargo, el choque ante el conjunto marplatense, el último examen previo a la ida con Libertad, será una buena medida para ver cómo está el equipo de Guillermo luego de la pretemporada.

Los amistosos dejaron certezas en ataque: Boca se reforzó en una zona en la que era fuerte de antemano. Justamente, de los dos delanteros que arribaron en este mercado, uno será titular y el otro lucha por un puesto. La primera decisión fuerte del Mellizo es incluir a Zárate desde el inicio y sentar en el banco a Tevez. La resolución, que en otro momento podría haber generado debate, pasó casi desapercibida. Carlitos, desde su regreso de China, no logró estar a la altura de las expectativas. Y Mauro, además de su curriculum, mostró credenciales en los amistosos. Por otro lado, el colombiano Villa, que llegó como aparente recambio, ganó espacio en la consideración durante los partidos de pretemporada. Le disputa el lugar a su compatriota Cardona, aunque en este caso, el técnico le respetaría la titularidad al ex Atlético Nacional.

En el fondo, al igual que a lo largo del semestre pasado, el Xeneize sigue con dudas. Es cierto que apenas dos partidos de preparación no son medida para sacar conclusiones inequívocas. Lo que no se puede negar es que, al menos en cuanto a nombres, el equipo no cambió todavía en la retaguardia: ante Alvarado la defensa estará integrada por Jara, Goltz, Magallán y Mas. Mientras que Izquierdoz, que no podrá estar en los encuentros ante Libertad por una suspensión, espera por su oportunidad. A él se suma Olaza, que recién se integró al plantel esta semana y no está concentrado para mañana.

El arco es un tema aparte. Rossi, con la confianza dinamitada entre errores propios y críticas ajenas, se juega el puesto tras la llegada de Andrada. Hasta un partido correcto ante Alvarado parecería no ser suficiente para mantener el puesto la semana próxima con Libertad en la Bombonera. En Boca, para bien o para mal, los tiempos son distintos: apenas un par de fallos alcanzan para convertirse en villano.

El equipo para el encuentro ante Alvarado, que comenzará este miércoles a las 19.10 en cancha de Lanús, formará con: Rossi; Jara, Goltz, Magallán, Mas; Barrios, Pablo Pérez; Pavón, Zárate, Cardona o Villa; Wanchope Abila.

Más que por la Copa Argentina en sí, el Xeneize necesita el triunfo para comenzar con el pie derecho un semestre cargado por la triple competencia. La Libertadores es el máximo anhelo, pero no el único: hay equipo para ir por todo.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Arranque en cero

Boca largó las tres competencias de este semestre con la valla invicta. Andrada parece haberse adueñado del arco y la pelea entre los centrales es una sana competencia.

Desayuno light

En la mañana de domingo, Boca le ganó 1-0 a Talleres sin demasiadas luces. La importancia de arrancar con el pie derecho y las conclusiones a futuro. Se viene el Barcelona…

La otra obsesión

Boca inicia su camino en la Superliga 2018-2019 con un objetivo claro: defender la corona y lograr por primera vez en su historia un tricampeonato local.