El momento justo

Conocé la historia de Esteban Andrada, el nuevo arquero de Boca: con Chilavert como ídolo, brilló en las juveniles, lo buscó el Barcelona, Palermo tuvo que defenderlo en Arsenal y hasta sufrió un secuestro. A los 27 años y con una vida sin pausa, tiene la chance de terminar de demostrar sus condiciones.

La edad del arquero es diferente a la del resto de los jugadores. El debut se posterga, la madurez llega más tarde y el retiro también suele retrasarse. En el caso de Esteban Andrada, el DNI marca ya 27 eneros. Pero en su currículum tiene unas cuántas experiencias más que sus colegas…

El despegue de Andrada empezó en las selecciones juveniles de Argentina. “Es uno de los que va a llegar al equipo mayor, no tengo dudas. Tiene el porte y el talento de los grandes, es un chico muy serio”, aseguraba Walter Perazzo, DT suyo en las menores. En 2011 fue figura en el Sudamericano y en el Mundial sub 20: ante Portugal, por cuartos de final, tapó dos penales en una definición en la que igual se fue derrotado. Tal fue su actuación que, como había pronosticado su DT, llegó el llamado de la Mayor: Alejandro Sabella lo convocó para una gira de fines de ese año para los amistosos versus Nigeria y Venezuela, donde no vio minutos pero ya sintió el roce de la élite.

Todavía sin debutar en Primera, a Andrada le tocó otra experiencia fortísima para cualquier jugador -y más para uno de su edad-: el Barcelona puso los ojos en él. “Mi representante me dijo antes del Sudamericano que había unos emisarios del Barsa que estaban para verme. Después empezó a publicarse en los diarios y todo el mundo empezó a hablar de eso en Argentina… Al principio no me lo podía creer, pero cuando se confirmó, me puse loco”, contaba Andrada en una entrevista con el sitio de la FIFA en plena competencia internacional. Lanús le puso un freno: según los trascendidos, Nicolás Russo se reunió con gente del club catalán y rechazó una oferta de cuatro millones de euros.

Finalmente debutó en Lanús en 2012, pero siempre estuvo tapado ya sea por Mauricio Caranta o Agustín Marchesín. En busca de continuidad, terminó en Arsenal de Sarandí: fue recomendado justamente por Guillermo Barros Schelotto a su amigo Martín Palermo, por entonces DT en el Viaducto. Le fue horrible: sufrió 65 goles en contra en 40 partidos y terminó siendo reprobadísimo por la hinchada del club. “Tanto Andrada como el resto de los jugadores deben expresar su personalidad en el campo de juego y Esteban la demostró precisamente hoy, porque supo sobreponerse a los cantos de la gente. En la semana lo notamos bajoneado, pero con el Pato (Abbondanzieri) le hablamos y lo apoyamos como corresponde, de los errores también se aprende”, lo defendió en aquel momento Palermo, quien lo valoró hasta que dejó la dirección técnica del equipo.

El calvario vivido en Sarandí no terminó ahí: en noviembre de 2014 fue víctima de un secuestro express. El arquero, al estar intentando ingresar a su casa, fue abordado en su auto por un grupo de delincuentes que finalmente lo liberó en Avellaneda después del pago de $23.000, según especificó la mujer de Andrada. El caso fue tipificado como un secuestro al voleo: los delincuentes no sabían del rol de jugador profesional de su víctima.

De vuelta en Lanús, la suerte volvió a estar del lado de Andrada a fines de 2016: Fernando Monetti, titular por ese entonces, se rompió los ligamentos jugando al fútbol tenis en su casa. El arco fue para Andrada y, a partir de ahí, no lo soltó más: con la confianza de Jorge Almirón se transformó en una de las piezas fundamentales del Granate que llegó a la final de la Libertadores 2017, atajando incluso dos penales en la definición ante San Lorenzo (a Caruzzo y Blandi). Andrada también estuvo en la histórica eliminación a River en semifinales, además de haberle ganado anteriormente la Supercopa Argentina.

Boca se encontrará con un arquero que busca relanzar su carrera tras un inicio meteórico y una caída catastrófica. Admirador de José Luis Félix Chilavert -el buzo del Bulldog fue una de sus primeras prendas deportivas-, el mendocino de 1.93 metro se define de estilo jugador: “Me gusta usar los pies, de chico era delantero”, le contaba a La Nación en sus comienzos. El arco con más exposición del país suma a un arquero que ya ha vivido lo suficiente como para cuestionarle su personalidad.

Por @lucasg91

Comentarios

  1. Era Marchesín sin duda alguna. Lo barato sale caro. No me convence Andrada pero le deseo lo mejor. Rossi, digno suplente, espero pueda seguir creciendo en Boca.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A tiro

Boca recibe a Central en La Bombonera y, aunque Guillermo planta mayoría de suplentes pensando en Palmeiras, el equipo tendrá piezas claves como Gago y Benedetto. El Mellizo no quiere perder pisada en la lucha por el tricampeonato…

El factor experiencia

Carlos Lampe es el nuevo refuerzo de Boca: el arquero de la selección de Bolivia llega para lo que queda de la Libertadores tras un buen paso por Chile y a sus 31 años. “Hay partidos que realmente los gana él”, le cuentan a MuyBoca desde Huachipato, su ex club.

Más que un empate

Boca iba 0-2 y tuvo diez minutos finales a pura euforia para llevarse un punto en su visita ante Racing. Wanchope Ábila y Sebastián Villa anotaron los goles del empate. Al equipo de Guillermo hay que matarlo dos veces.