Contundente

Boca abrió la serie de octavos de la mejor manera posible: victoria por dos goles y con el arco en cero. La Bombonera volvió a vibrar con un gol de Wanchope y Zárate debutó en casa marcando.

La contundencia es una cualidad propia del equipo de los Barros Schelotto. Boca llega y golpea fuerte. No importa el rival, ni la ocasión, y este partido ante Libertad por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores no fue la excepción: seis minutos tardó el Xeneize en abrir el marcador con el gol de Wanchope y antes del final de la primera mitad, Zárate le puso el resultado final con un golazo. Andrada debutó con salidas convincentes y un roce clave sobre el final del partido.

La serie de octavos se abrió de la forma que se esperaba: Boca con la intensión de hacerse protagonista desde la pelota y Libertad refugiado en su cancha, buscando salidas rápidas para generar daño. El clima fue un factor fundamental para la imprecisión que se veía en el campo, los jugadores erraban pases por el fuerte viento y la cancha mojada. Aún así, el equipo de Guillermo encontró un rápido alivio con el gol de Wanchope Ábila: con su olfato goleador, el delantero encontró una pelota boyando en el área y de un zurdazo la clavó en el ángulo. 

Antes del final del primer tiempo apareció Mauro Zárate en todo su esplendor. Después de 40 minutos sin mucha participación, absorbido por la densidad de jugadores en su espacio, una mala salida de Libertad derivó en el segundo gol Xeneize: Zárate jugó una pared con Wanchope Ábila y después utilizó su habilidad para sacarse de encima a los marcadores y definir con un zurdazo rasante al primer palo del arquero. Boca se fue al descanso con una ventaja de 2-0 que iba a perdurar durante todo el partido.

En los primeros minutos del segundo tiempo, Boca pudo incrementar las diferencias: Pavón y Zárate tuvieron oportunidades mano a mano pero siempre se enfrentaron con un Rodrigo Muñoz que estuvo muy ligero para achicar y evitar más goles. En los minutos finales, con la necesidad a cuestas, Libertad buscó el descuento y ahí apareció el debutante Andrada: un par de salidas para despejar centros y un roce a un tiro de afuera del área sobre el final del partido que terminó desviando al travesaño fueron sus participaciones para terminar con el arco en cero.

El Xeneize reanudó su participación en la Copa Libertadores con una victoria contundente. Sin jugar un gran partido, derrotó por 2 a 0 a Libertad y lo dejó muy obligado para el partido de vuelta que se disputará a fin de mes en Paraguay. El sueño está en marcha…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Arranque en cero

Boca largó las tres competencias de este semestre con la valla invicta. Andrada parece haberse adueñado del arco y la pelea entre los centrales es una sana competencia.

Desayuno light

En la mañana de domingo, Boca le ganó 1-0 a Talleres sin demasiadas luces. La importancia de arrancar con el pie derecho y las conclusiones a futuro. Se viene el Barcelona…

La otra obsesión

Boca inicia su camino en la Superliga 2018-2019 con un objetivo claro: defender la corona y lograr por primera vez en su historia un tricampeonato local.