En busca del Tri perdido

Boca inicia este domingo una nueva defensa de un bicampeonato y va por la tan frustrada tripleta. ¿Qué pasó en las anteriores ocasiones? Un informe histórico de MuyBoca.

Campeonato 1919- 1920

El primer título del club vino por duplicado.

El campeonato de 1919 se juega sólo con seis equipos, porque la Asociación Amateur había decidido expulsar a tres: los otros participantes fueron Huracán, Estudiantes, Porteño, Eureka y Sportivo Almagro. Boca lo gana de punta a punta y empiezan a sonar nombres ilustres como el del delantero Alfredo Garasini o el del arquero Américo Tesorieri.

Para el torneo de 1920 ascienden ocho equipos, pero en el medio del torneo tres clubes se van a la otra asociación. Boca, igualmente, saca 12 puntos de distancia y repite el título con claridad.
¿Qué pasó en 1921? Boca dejó ir a Tesorieri y Garasini antes del torneo y Huracán lo aprovechó: fue campeón y cortó el primer sueño de triplete.

Campeonato 1923 – 1924

Apenas dos años después, el club vuelve a doblar los logros.

En 1923, el torneo quiso realizarse con 23 equipos: el exceso de partidos alargó la competencia y, como Huracán y Boca se habían cortado por arriba, se hizo un desempate: tras cuatro partidos, Boca fue el campeón. Aparecen Domingo Tarasconi como gran goleador xeneize y se forma la primera dupla central histórica: Ludovico Bidoglio y Ramón Mutis.

Un año después, en 1924, Boca repite la alegría con una campaña arrasadora: 18 triunfos y un empate. La temporada tuvo otro highlight: el 6 de julio se inaugura el nuevo estadio donde actualmente se encuentra La Bombonera y de donde el Xeneize no se fue (ni se debe ir) jamás.

En 1925, el club deja de lado el plano local: se realiza la histórica Gira por Europa, en la que el club llevó con orgullo la bandera nacional por el Viejo Continente. Al equipo le quedaron pendientes muchos partidos por lo que, pese al otorgamiento del título de “Campeón de Honor”, no pudo competir por repetir la liga.

Campeonato 1930 – 1931

La transición fue de Boca.

El último campeonato amateur, el de 1930, fue el primer torneo que se gana con las dos asociaciones fusionadas. Roberto Cherro emerge como el gran goleador y el club cierra una etapa de grandes logros y popularidad.

En 1931, tras la huelga y la instauración del profesionalismo, cambia el fútbol pero no el cetro: Boca vuelve a alzarse con el campeonato, con un 3-0 a River de visitante ya campeón como frutilla del postre. A los gritos de Cherro se sumaron los de Francisco Varallo.

En 1932, River se instala como el gran competidor: tras comprar a Bernabé Ferreyra, ícono del fútbol de aquel entonces, se corona campeón.

Campeonato 1934 – 1935

Tras tres dobletes, llegó el primer bicampeonato profesional.

En el campeonato de 1934, el poder de fuego de Boca arrasa: el equipo hace más de 100 goles. Aparece Ernesto Lazzatti, ícono del club surgido de Inferiores. Primero ídolo como jugador, después fue campeón como DT.

En 1935, el equipo repite su faceta ofensiva y además se refuerza en defensa: convierte más de 100 goles y sólo recibe 29 en contra, con Domingos Da Guia y Valussi en la zaga central.

En 1936, una restructuración del torneo truncó las aspiraciones de Boca: se divide el campeonato en dos ediciones y las ganan San Lorenzo y River.

Campeonato 1943 – 1944

Un equipo histórico para retomar la senda gloriosa.

En 1943, en plena época de La Máquina, Boca rompe la hegemonía de River con un once que se recitaba de memoria: Vacca; Marante, Valussi; Sosa, Lazzatti, Pescia; Boyé, Corcuera, Sarlanga, Varela y Sánchez.

En 1944, el Xeneize vuelve a relegar a River al segundo puesto y marca un record del profesionalismo: llega a 26 partidos de invicto.

En 1945, esta vez no alcanzó: pese a golearlo por 4-1, River se quedó con el torneo.

Campeonato 1964 – 1965

Veinte años después, una alegría por duplicado.

El campeonato de 1964 llega luego del famoso penal de Roma a Delem, en 1962. Otra vez, la defensa es la clave, con apenas 15 goles en contra en 30 partidos. Y otra vez, el competidor fue River: un 1-1 en la anteúltima fecha en La Boca con gol de Menéndez amargó al clásico rival.

Y por si fuera poco, en 1965 la historia se repite… Boca campeón, River escolta: el Xeneize le gana 2-1 en la antepenúltima fecha, otra vez con Menéndez como figura, y se alza con el bicampeonato.

En 1966, la historia fue diferente: Boca sufrió el cansancio por la Libertadores y por sus jugadores citados al Mundial de Inglaterra (Marzolini, Roma, Rattin, Rojas, Simeone y González). Además, enfrente se topa con un equipo histórico como el Racing de José.

Metro 76 – Nacional 76

De la mano del Toto…

Llega el histórico Juan Carlos Lorenzo y el DT trae a todos sus soldados: Suñé, Gatti, Mastrángelo, Veglio, Sá, Ribolzi, Osvaldo Gutiérrez, Juan Taverna… Con el sello del Toto, el equipo le gana el Metropolitano 1976 a un Huracán que venía de deslumbrar en el ’73.

El Nacional 76, además de ser un bicampeonato, es uno de los títulos más importantes en la historia del club: es el de la histórica final con River y el gol del Chapa Suñé, aquel que todavía sigue perdido en los archivos.

Metro 77, mucha importancia a la Copa, Boca termina cuarto.

Apertura 1998 – Clausura 1999

El comienzo de una época de oro.

“Llegó un día a Tandil, dijo ‘Hola, soy Carlos Bianchi’, y no perdió en un año…”, suele decir Juan Román Riquelme sobre la llegada del Virrey a La Boca. Y fue así: el Apertura 1998 se ganó de forma invicta, con un Martín Palermo récord (20 goles en 19 partidos) y la base de lo que sería el mejor equipo de la historia del club.

El Clausura 1999 tuvo a los mismos jugadores y el mismo resultado: alcanzó los 40 partidos de invicto, cifra aún récord, y se coronó en la Doble Visera.

Para el Apertura 1999, la historia fue diferente: la rotura de ligamentos de Palermo más las lesiones musculares de otros compañeros complicaron el camino al tricampeonato, que terminó por truncarse en un 0-2 ante un River que también tenía nombres pesados. El futuro, igualmente, depararía más alegrías…

Apertura 2005 – Clausura 2006

El show del Coco.

Alfio Basile ganó absolutamente todo lo que jugó, y su racha local comenzó con el Apertura 2005. Con un equipazo con un gran poder ofensivo, tuvo momentos de nerviosismo pero metió un gran sprint final con jugadores de nivel: Daniel Díaz, Fernando Gago, Federico Insúa, Rodrigo Palacio y el inoxidable Martín Palermo. Se coronó en Bahía Blanca.

Ya en el Clausura 2006, con la Recopa, el Apertura y la Sudamericana del año anterior en la mochila, fue por más: el bicampeonato llegó otra vez en la Doble Visera, en la última vuelta que se dio en ese estadio.

Basile se fue a la Selección y el terremoto Ricardo La Volpe destruyó toda su construcción, que recién sería reparada al año siguiente para ganar la Libertadores de la mano de Miguel Ángel Russo y Riquelme.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Arranque en cero

Boca largó las tres competencias de este semestre con la valla invicta. Andrada parece haberse adueñado del arco y la pelea entre los centrales es una sana competencia.

Desayuno light

En la mañana de domingo, Boca le ganó 1-0 a Talleres sin demasiadas luces. La importancia de arrancar con el pie derecho y las conclusiones a futuro. Se viene el Barcelona…

La otra obsesión

Boca inicia su camino en la Superliga 2018-2019 con un objetivo claro: defender la corona y lograr por primera vez en su historia un tricampeonato local.