Desayuno light

En la mañana de domingo, Boca le ganó 1-0 a Talleres sin demasiadas luces. La importancia de arrancar con el pie derecho y las conclusiones a futuro. Se viene el Barcelona…

Los dilemas culinarios para arrancar el día se hicieron carne en el hincha de Boca que tuvo que discutir entre bondiolas, choripanes o bizcochitos y mate. Es que el inicio de la Superliga lo encontró enfrentando a Talleres en el horario matutino, lo que no impidió que La Bombonera luzca repleta, como de costumbre.

Fue 1-0 con gol de Cristian Pavón en la madrugada del encuentro; pudo ser 2-0 si Tevez no hubiera malogrado un penal en el comienzo del segundo tiempo. Fue también la presentación de Carlos Izquierdoz en sociedad, tan firme que pasó desapercibido; y el primer partido del Apache como titular en este semestre. Fue la ratificación de Andrada en el arco, porque se mostró resolutivo y no tuvo dudas. Fue el Barrios de siempre, el que apaga todos los incendios. Fue una mañana en la que Boca que no lució, pero ganó, y estiró a 609 días y 46 jornadas su racha como líder del fútbol argentino.

Para el futuro quedarán las conclusiones, que deberá hacer Guillermo. Hoy volvió el 4-3-3 con Tevez como referencia de área, Zarate y Pavón a los costados. Carlitos estuvo movedizo, pero frío, da la sensación que no estando Ábila (sin contar a Benedetto, hoy lesionado), el equipo necesita de una referencia de área y Tevez no lo es. Con un mediocampo formado por Nández, Barrios y Pablo Pérez como el de hoy, y en un encuentro donde Cubas y Guiñazú, el doble cinco cordobés no se cansó de friccionar, se hizo notar la ausencia de un pasador como Cardona, que mostró su calidad en los pocos minutos que jugó con una asistencia exquisita para Wanchope. Sobretodo porque el equipo careció de variantes, más allá de alguna avivada en pelota parada, para doblegar a Guido Herrera.

En fin, fue un partido chato. Poco apetecible para el espectador, pero del que claro, Boca se va con el deber cumplido y la cabeza puesta en aguarle la fiesta al Barcelona en el Camp Nou. Quizás ese sí sea un plato más suculento para la hora del almuerzo argentino que este desayuno light que se vivió en la mañana de domingo.

Por @tomynel

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.