La cuenta en cero

Boca dejó el liderato en Quilmes: cayó por 2 a 0 con Estudiantes y después de 617 días le cedió el lugar al Centra de Bauza. El Xeneize tuvo una mala tarde, no generó situaciones y volvió a sufrir una pelota parada en contra.

El Xeneize cayó ante Estudiantes en Quilmes y se despidió del lugar de privilegio del fútbol argentino después de 617 días. Boca jugó mal, no pudo generar situaciones claras para incomodar a Andujar y las pocas que tuvo las terminó mal. Estudiantes rompió el invicto de Andrada en partidos oficiales en una jugada de pelota parada y dejó cuesta arriba el encuentro para los dirigidos por los Barros Schelotto que nunca encontraron el camino para dar vuelta la historia.

La primera parte fue una radiografía perfecta de lo que fue el encuentro en Quilmes: presión, lucha mano a mano en todos los sectores del campo de juego y pocas jugadas en las áreas. Estudiantes propuso un partido de fricción y Boca no se quedó atrás, el equipo de Guillermo peleó más de lo que jugó y no generó situaciones como habitualmente nos tiene acostumbrados: sólo dos remates, uno de Cardona y otro de Pavón, sin mayor peligro para Andujar.

Tal vez la noticia más importante de la etapa inicial fue la lesión que sacó de la cancha a Izquierdoz con apenas cinco minutos de partido. Guillermo apostó por darle minutos y el ‘Cali’, lamentablemente, sintió una molestia en el primer cruce. Si bien no iba a poder estar en la vuelta de Copa Libertadores en Paraguay, es un dolor de cabeza para el cuerpo técnico que pierde un jugador para la rotación entre ambas competencias.

Estudiantes encontró el gol que abrió el partido en el comienzo de la segunda etapa, fue de pelota parada, esas a las que todavía el Xeneize no les encuentra solución: Luguercio la peinó en soledad en el primer palo y Noguera entró libre para meter el cabezazo que abrió el marcador. Guillermo buscó la reacción rápida y movió el banco con un doble cambio: Wanchope Ábila y Villa a la cancha en lugar de Nández y Cardona. Tevez se quedó afuera.

Los cambios generaron una leve mejora en Boca, incluso pudo empatarlo con un centro que terminó en los pies de Villa pero este remató a la posición de Andujar. Cuando el reloj obligaba al equipo de Guillermo a arrinconar a Estudiantes, el Xeneize recibió otro cachetazo: el pibe Pellegrini le ganó a toda la defensa y sacó un zurdazo que, a pesar del roce en Andrada, terminó ingresando junto a un palo para poner el 2-0 definitivo.

Boca perdió 2-0 contra Estudiantes por la segunda fecha de la Superliga 2018/19 pero la noticia no pasa por un resultado que entra en las probabilidades, sino por el hecho de que el Xeneize dejó de mirar a todos de arriba después de 617 días. Desde lo futbolístico sigue en deuda la marca en la pelota parada y es una señal de alarma el nivel bajo de los volantes encargados de generar juego. La Superliga recién comienza y hay tiempo de sobra para volver al primer lugar, el objetivo inmediato es Libertad y para no sufrir, Boca debe levantar su nivel.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El Único Grande, en carrera», por Marcelo Guerrero

Boca derrotó por penales a Patronato y se metió en las semifinales de la Copa Argentina. El Xeneize busca quedarse por cuarta vez con el trofeo federal.

“Cada vez más solido”, por Marcelo Guerrero

Boca ganó en Tucumán y sigue en levantada: Battaglia está invicto y suma variantes para el plantel.

«Boca compite», por Marcelo Guerrero

El Xeneize no pasó del 0-0 ante Defensa y Justicia pero dejó algunas sensaciones positivas: aunque está lejos en el torneo, mantiene el protagonismo en cada partido.