Sin 9 no hay paraíso

Guillermo volvió a apostar a jugar sin un 9 clásico y el equipo lo sintió: Boca empató sin goles en Parque Patricios ante Huracán. El regreso de Gago y la seguridad de Andrada, los puntos positivos para lo que viene.

Boca volvió a no convertir goles por segundo partido consecutivo. El equipo de Guillermo tuvo en rendimiento flojo en la parte ofensiva, casi no generó situaciones, y rescató un punto en su visita a Parque Patricios. El jueves se viene la Copa y el equipo debe mejorar para no sufrir en Paraguay.

La primera parte fue una repetición de lo mostrado el lunes pasado con el agregado de una solidez defensiva que el equipo de los Barros Schelotto no había tenido en Quilmes. El Xeneize no sufrió atrás producto de la ineficacia del rival de turno, pero también por los buenos rendimientos del arquero y los centrales, lo que Boca sufrió fue la falta de generación: los defensores imprecisos para conducir, los volantes lejos del área y los delanteros buscando la solución individual en cada una de las situaciones.

En un primer tiempo donde todas las luces estaban sobre la vuelta de Fernando Gago y el debut del chico Leonardo Balerdi, el más destacado fue el pibe Almendra: el volante fue el único que pudo romper lineas en un par de oportunidades y generó situaciones de peligro, la más clara fue un remate cruzado de afuera del área que se fue desviado. Poco de Zárate y Pavón, casi nada de Villa y eso se sintió en el rendimiento del equipo en la etapa inicial.

Un cuarto de hora tardó Guillermo para mandar a Wanchope a la cancha. Boca puso dos wines en cancha para tirarle centros a Zárate y no funcionó: ni hubo desbordes, ni Mauro se sintió cómodo jugando entre los centrales. Igualmente el cambio que mejoró levemente a Boca fue el ingreso de Cardona, con el colombiano el equipo se empezó a asociar mejor y empezó a provocar ataques con mayor sentido en vez de incursiones individuales como en la primera mitad.

Más allá de la mejora y de que Boca lo pudo ganar en la última jugada del partido por un error de Huracán pero que entre Wanchope y Pavón no supieron aprovechar, el equipo de Guillermo volvió a tener un partido flojo. Lo más destacado en el segundo tiempo fue la seguridad que demostró Andrada para solucionar cada pelota parada que dispuso el rival: ya sea despejando con los puños o tomando el envío aéreo, el arquero Xeneize concretó un gran trabajo.

Boca sumó un punto en Parque Patricios en un partido complicado. El Xeneize tuvo otra merma en su rendimiento, pero hay cosas para destacar: la seguridad de Andrada, los debuts de Balerdi y Olaza, la irrupción de Almendra y el regreso de Gago. Ahora vuelve la Libertadores y Guillermo y sus dirigidos necesitan levantar el rendimiento para sellar sin problemas el pase a la siguiente ronda.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Podcast: Defensa para armar

En MuyBoca pusimos el foco sobre la línea defensiva del equipo de Russo: ¿cómo se pasó de la solidez del 2020 a la falta de funcionamiento de la actualidad?

¿Quién es Andrés Felipe Román?

Miguel Russo tiene su lateral derecho: Boca sumó al colombiano Román cuando nadie lo tenía en carpeta. En MuyBoca te lo presentamos.

El vaso medio lleno

El análisis de Marcelo Guerrero del empate 2-2 en el debut del torneo: los problemas atrás y las virtudes adelante.