Insaciable

Boca, más allá de las bajas por la fecha FIFA y pese a que ya tiene boleto a la Libertadores, va con lo mejor ante San Martín por los 16avos de Copa Argentina: el Xeneize quiere arruinarle la fiesta a los demás…

Boca enfrentará a San Martín de Tucumán este viernes en Formosa por los 16avos de final de la Copa Argentina con varias bajas significativas por la fecha FIFA. No estarán Pavón, Nández, Barrios y Villa por estar convocados a sus respectivas selecciones. A excepción de estas ausencias, el Mellizo irá con lo mejor que tiene a disposición pese a que el Xeneize tiene en mano el ticket a la Libertadores 2019. La dupla Zárate-Benedetto, que ilusionó en Paraguay, iría de arranque acompañada de Cardona. Teniendo en cuenta la supuesta sanción de un partido que debe purgar Wanchope en la Copa, es lógico que el Pipa sume rodaje pensando en Cruzeiro.

En el medio es donde las ausencias se sentirán con más fuerza. Barrios y Nández formaron el doble 5 ante Vélez y ambos están con sus selecciones. Es por esto que Boca irá a Formosa sin un volante central natural. Gago sera quien intente cumplir esa función el viernes junto con Pablo Pérez y Agustín Almendra a sus costados. Una de las críticas al Mellizo en los últimos partidos, principalmente en Asunción, fue dejar a Wilmar muy sólo en la recuperación. En este caso, no le queda otra más que ir con un medio de poca marca ante la falta de cartas en el mazo.

El lateral izquierdo sigue siendo una de las grandes dudas de Guillermo. Es una incógnita practicamente desde que asumió. En su momento la disputa fue entre Fabra y Silva. Hoy el primero está lesionado y el segundo ya no está en el club. Ahora la lucha es entre Mas y Olaza, que será incorporado a la lista de buena fe para los cuartos de la Libertadores. El ex San Lorenzo cumplió pero no mucho más. Y el uruguayo, de buen rendimiento ante el Fortín, sería titular ante San Martín.

Así, el Mellizo formaría con: Andrada; Jara, Goltz, Magallán, Olaza o Mas; Pablo Pérez, Gago, Almendra; Zárate, Benedetto, Cardona.

Al menos desde la alineación, Boca no le resta importancia a la Copa Argentina. Más allá del trofeo en sí, el gran premio que otorga el certamen es el pase a la Libertadores 2019. El Xeneize lo sacó hace rato. Sin embargo, va con lo mejor que tiene, de pura malicia y con ambición: quiere convertirse en el villano que le arruine la fiesta a los demás. 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Los números de la fe

Boca no pudo sacar diferencia de local pero hay estadísticas que sostienen la ilusión: los delanteros, Guillermo en Núñez, el arco vencido de Armani… Un punteo positivo para confiar.

Todo sigue igual

El partido de ida de la final de la Libertadores terminó empatado 2 a 2. Boca no pudo aprovechar las dos veces que estuvo en ventaja en el marcador y ahora va de punto a la revancha en el Monumental.

Pioneros

Boca define la final de la Libertadores ante River por primera vez con la premisa de honrar la historia: el Xeneize celebró antes que su rival eterno en todas las dimensiones y esta vez no puede ser la excepción.