Mirando al banco

A Boca se le viene una seguidilla decisiva y el recambio saldrá a la cancha: por ahora, los delanteros suplentes dieron soluciones; en el medio todavía hay dudas.

El Mundial ya quedó lejísimos, la pretemporada pasó y el arranque del semestre está archivado. A Boca se le viene la hora de la verdad: antes de la próxima fecha FIFA, el 14/10, tendrá seis partidos en 22 días, con el clásico versus River y el duelo con Cruzeiro en el medio. La rotación, más que nunca, será importante para mantener las energías y las aspiraciones. ¿Cómo ha respondido el banco de Guillermo Barros Schelotto hasta ahora?

La seguidilla de Boca:

15/9, 20.00: AAAJ (V)
19/9, 21.45: Cruzeiro (L)
23/6, 17.45: River (L)
30/9, 20.00: Colón (L)
4/10, 21.45: Cruzeiro (V)
7/10, 20.00: Racing (V)
14/10: FECHA FIFA

Todo indicaría que, en ataque, el tridente ideal es Mauro Zárate, Cristian Pavón y Darío Benedetto. Detrás de ellos hay relevos y de nivel: Carlos Tevez entró muy bien ante San Martín y evidenció una levantada en sus últimos ingresos (también vs. Libertad y Vélez); Sebastián Villa convirtió en el último partido de la Superliga y es un joven con proyección internacional; y Edwin Cardona, con tres goles en los últimos tres partidos, pelea la titularidad palmo a palmo.

Párrafo aparte merece el caso de Ramón Ábila, con un nivel que sin dudas ameritaría una presencia indiscutible en el arranque de no ser por la vuelta del Pipa. Benedetto ofrece mayor variedad de recursos, pero Wanchope no deja pasar oportunidad para seguir convirtiendo. Sanísima competencia por el puesto de centrodelantero.

En ataque, la abundancia deja más tranquilos a hinchas y DT. En defensa también hay un recambio aceptable: mientras se espera por la vuelta de Carlos Izquierdoz para competir mano a mano con Paolo Goltz y Lisandro Magallán, la promesa Leo Balerdi empieza a sumar minutos. En el lateral izquierdo, Lucas Olaza y Emmanuel Más respondieron regularmente. Por derecha está más difícil: mientras Leonardo Jara no viene en su mejor nivel, Julio Buffarini no convence y hasta un olvidado Gino Peruzzi recupera posibilidades.

El mayor problema está en el mediocampo. Si bien Guillermo puede contar con Agustín Almendra, Emmanuel Reynoso o incluso Cardona en ese rol, el principal drama pasa por encontrar un reemplazo de Wilmar Barrios: Nahitan Nández, en caso de no estar entre los titulares, puede colaborar, pero quizá la dupla entre el colombiano y el uruguayo sea importante en la Libertadores. Pablo Pérez y Fernando Gago pugnan por sus lugares en el once titular, mientras que el inexperto juvenil Julián Chicco asoma como el único volante de contención natural.

Boca tiene plantel como para no decaer en ninguna de las dos competencias. Ahora, la mano del DT quedará más expuesta que nunca.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Los números de la fe

Boca no pudo sacar diferencia de local pero hay estadísticas que sostienen la ilusión: los delanteros, Guillermo en Núñez, el arco vencido de Armani… Un punteo positivo para confiar.

Todo sigue igual

El partido de ida de la final de la Libertadores terminó empatado 2 a 2. Boca no pudo aprovechar las dos veces que estuvo en ventaja en el marcador y ahora va de punto a la revancha en el Monumental.

Pioneros

Boca define la final de la Libertadores ante River por primera vez con la premisa de honrar la historia: el Xeneize celebró antes que su rival eterno en todas las dimensiones y esta vez no puede ser la excepción.