Se refuerza atrás

Carlos Izquierdoz hizo su primer gol en Boca y fue uno de los bastiones en La Paternal. Con él y Andrada, el equipo gana confianza desde el fondo, fundamental para la semana decisiva que se viene.

“Los equipos se arman de atrás para adelante”, reza la máxima futbolera. No parece ser así el caso del Boca de Guillermo Barros Schelotto: con un ataque potentísimo hace dos años, la deuda pendiente del Xeneize siempre fue transmitir más confianza desde el fondo. Con Esteban Andrada primero y la reaparición de Carlos Izquierdoz este último sábado en La Paternal, el equipo parece haber encontrado dos refuerzos que, recontra valga la redundancia, refuerzan una zona crítica para la semana decisiva que se viene.

Primero tocará Cruzeiro, un equipo que se hace fuerte de visitante: será vital mantener el arco en cero pensando en la vuelta en Belo Horizonte, dos semanas después. Luego, el clásico contra River: el Millonario es un equipo fuerte atrás, sustentado en la figura de Franco Armani, por lo que defenderse bien achicará el margen de error. Izquierdoz parece ser una fija para la Libertadores: ¿estará también en el Súper? Sea con Lisandro Magallán o Paolo Goltz, el ex Lanús puede convertirse en una pieza clave.

Izquierdoz no sólo aporta su liderazgo y firmeza a una defensa que viene sumando vallas invictas (seis en ocho partidos con Andrada), si no que su cabezazo puede ser un arma en ataque como se vio en La Paternal. En una semana decisiva para el futuro del equipo, asoma la esperanza de que de una vez por todas Boca también sea efectivo en el fondo.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A tiro

Boca recibe a Central en La Bombonera y, aunque Guillermo planta mayoría de suplentes pensando en Palmeiras, el equipo tendrá piezas claves como Gago y Benedetto. El Mellizo no quiere perder pisada en la lucha por el tricampeonato…

El factor experiencia

Carlos Lampe es el nuevo refuerzo de Boca: el arquero de la selección de Bolivia llega para lo que queda de la Libertadores tras un buen paso por Chile y a sus 31 años. “Hay partidos que realmente los gana él”, le cuentan a MuyBoca desde Huachipato, su ex club.

Más que un empate

Boca iba 0-2 y tuvo diez minutos finales a pura euforia para llevarse un punto en su visita ante Racing. Wanchope Ábila y Sebastián Villa anotaron los goles del empate. Al equipo de Guillermo hay que matarlo dos veces.