El plan perfecto

Boca superó con claridad a Cruzeiro en el partido de ida de los cuartos de final. Fue 2 a 0 con goles de Zárate y Pérez en un partido donde el equipo de Guillermo ejecutó a la perfección todo lo planificado para reducir al conjunto brasilero.

Cruzeiro quiso sorprender con un planteo audaz en los minutos iniciales con un Egidio, lateral izquierdo, pasando al ataque constantemente con decisión y con la idea de buscar a Barcos entre los centrales, pero Boca se acomodó rápido y controló con solvencia las acciones en el primer tiempo. El equipo de los Barros Schelotto cumplía con una parte del juego: no sufría, jugaba lejos de Andrada, pero le costaba generar en los metros finales por constantes imprecisiones de los encargados de armar juego.

Pasaron 36 minutos y un par de buenos ataques para que el Xeneize abriera el marcador. Justamente dos de los más imprecisos se combinaron en una jugada espectacular: Mauro Zárate y Pablo Pérez armaron una pared en el vértice derecho del área, donde el capitán de Boca metió un exquisito pase entre lineas y el ex Vélez definió con la cara externa de su pie derecho con suma calidad ante la salida de Fabio. El gol terminó por aplacar a Gremio y tranquilizó al dueño de casa para finalizar la primera parte.

Boca entró dormido a la segunda parte y el Cruzeiro tuvo dos chances claras de empatar el juego en menos de cinco minutos: primero Thiago Neves erró un cabezazo sólo y después Wilmar Barrios logró una salvada heroica sobre la línea ante una definición de Robinho sobre Andrada. Después del sacudón, el Xeneize reaccionó desde el corazón de Barrios y Nandez, mientras Zárate pegó un tiro en el palo antes de ser reemplazado por Villa. Boca reaccionó bien al llamado de atención que provocó el conjunto brasilero.

Los minutos finales sirvieron para ver una acción violentísima con Andrada como protagonista donde el arquero se llevó un golpazo de Dede cuando salía a cortar un centro. El central brasilero se fue mal expulsado por el VAR. Antes del cierre, Boca encontró el gol de la tranquilidad: una pelota quedó bollando en la puerta del área y Pablo Pérez sacó un derechazo con potencia y ubicación para poner el 2 a 0 a ocho minutos del final. El equipo de Guillermo terminó el encuentro sin sobresaltos.

Boca logró una victoria importantísima y, lo más importante aún, haciendo un gran partido: lo planteó bien el cuerpo técnico, lo leyó mejor durante el partido y los jugadores ejecutaron el plan en gran forma. El conjunto xeneize redujo a Cruzeiro, ganó con tranquilidad y ahora irá a Brasil sabiendo que con un gol casi que define la historia.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Es oficial y nos ilusionamos: cada vez falta menos para volver a La Bombonera

El ministro de Deporte, Matías Lammens, dio nuevas noticias sobre el regreso del público al fútbol.

¿Se va? El titular que presiona para irse en la previa del Superclásico

Sebastián Villa retiró sus pertenencias del club y apura su salida a Brujas, a horas de enfrentar a River en la Copa Argentina. Por ahora, la oferta no satisface las pretensiones del Consejo de Fútbol.

Después de varios días «oculto» reapareció Carlitos Tevez

El Apache descansa y aprovecha sus días lejos del fútbol.