Pavón, el pibe sin freno

Cristian llegó a los 100 partidos en Boca y recopilamos su historia: de sus inicios en Anisacate al Mundial de Rusia; de sus dudas en el arranque azul y oro al bicampeonato como crack. Informe especial de MuyBoca.

El Kichán de Anisacate: el potrero en la sangre

El niño Cristian Pavón agarraba la pelota, los botines y salía corriendo de su casa. No había otro plan más que ir a jugar al campito con los otros chicos de Anisacate, una pequeña localidad que se encuentra a 50 kilómetros de Córdoba Capital. Allí, donde apenas viven 3 mil personas, nació uno de los futbolistas más determinantes de Boca en los últimos años. Ese que ya tiene 100 partidos en el lomo con la azul y oro.

Kichán se forjó entre barro y gambetas. Su primer entrenador, Carlos Torres, lo define en diálogo con MuyBoca como un chico que representa al potrero argentino. “Como yo dije varias veces, Cristian es un René Houseman. Me hace acordar a él”, dice. En las canchas de su pueblo Pavón pateaba cualquier cosa: una piedrita, una botella, una tapita. “Es el ídolo de Anisacate, de todos los que somos de acá; lo veo y se me escapa una lágrima”.

El niño Cristian Pavón detestaba ir al colegio. Sus amigos lo recuerdan como un “burro” que solo quería jugar al fútbol en el recreo. Si no prestaba atención en clase las maestras lo castigaban sacándole la pelota. Era la única forma de hacerle entender que en esas horas debía concentrarse. Abandonó en primer año del secundario para enfocarse en su carrera y le prometió a su mamá que algún día iba a completar sus estudios.

Kichán empezó a hacerse conocido en Córdoba gracias a los torneos de fútbol que organizaba Canal Doce. Participó en tres oportunidades, cuando tenía 9, 10 y 11 años. Eran partidos televisados de 30 minutos en pequeñas canchas de 5 con césped y un poco de tierra. Ese entorno estaba creado para que los chicos se sintieran “profesionales” y disfrutaran.

– ¿Cómo qué jugador creés que jugaste hoy?
– Como Messi
– ¿Cómo Messi o como alguno de Talleres?
– Como Messi

En esos torneos Pavón no jugaba de delantero: le gustaba hacerlo como defensor porque el arquero le daba la pelota y él empezaba a encarar. Su familia viajaba con él para alentarlo; cuando metía un gol, se acercaba a las tribunas improvisadas y abrazaba a su mamá: Kichán metía de a tres o a cuatro por partido. Talleres apareció y se lo llevó para formarlo como futbolista. Lo que vino después ya se sabe.

Cada vez que puede, Kichán regresa a casa. Anisacate lo homenajeó por su convocatoria al Mundial de Rusia, donde disputó algunos minutos y cumplió el sueño de compartir cancha con Lionel Messi, su ídolo de toda la vida. En la entrada del pueblo, la Municipalidad colgó un anuncio gigante: “Trabajo y humildad por un sueño mundial”. Así surgió el Pavón de los 100 partidos en Boca.

El Pavón de Boca: una carrera eléctrica

El primer partido no oficial de Cristian Pavón en Boca fue de apenas media hora: el Xeneize caía en un amistoso de verano 0-2 con Racing, el equipo se descontrolaba y, tras dos expulsiones -una por una patada histórica de Leandro Marín a Ricardo Centurión-, Rodolfo Arruabarrena lo sacó para rearmar el once. El segundo partido también duró un suspiro: antes de que termine el primer tiempo, Leonel Vangioni le metió una patada criminal que lo sacó de la cancha y lo dejó tres meses fuera de competencia; para el árbitro Néstor Pitana no valió la roja y el delantero volvió recién para fines de abril de 2015. Con apenas dos partidos oficiales como titular, sus siguientes tres presentaciones fueron contra River: un clásico por el torneo local, donde convirtió un gol, y los dos (o uno y medio) de los frustrados octavos de final de la Libertadores. Así de frenético fue su arranque en el club.

En Boca no hay paciencia y Pavón no fue la excepción: después de ese tridente de partidos no fue titular en ningún encuentro del segundo semestre. Rodolfo Arruabarrena, que lo había elogiado e impulsado a Primera, se decidió por otras opciones (Calleri, Tevez, Palacios, Chávez) y Kichán apenas disfrutó desde un costado los dos títulos del Xeneize en el año, campeonato local y Copa Argentina. Ya había tenido dos logros deportivos en los que fue mucho más clave: fue figura en los ascensos de Talleres a la BN y de Colón a Primera. Su resurgir en Boca, su salto al estrellato, sería con un maestro del puesto.

Guillermo Barros Schelloto lo adoptó casi como un hijo. Lo aconsejó, le sumó confianza, habló de que “tiene un nivel de Selección” y, como nunca, le dio continuidad: 89 veces fue titular en su ciclo y sólo entró desde el banco una vez, en el 1-0 ante Argentinos en La Paternal. Después de una muy buena Libertadores 2016, donde hizo goles en todos los cruces, a Pavón le llegó también un socio ideal que contribuyó con su despegue: con Darío Benedetto, en el primer año compartido, jugaron 38 partidos juntos e hicieron 43 goles (32 del Pipa y 11 de Kichan); ahora intentan reconstruir su sociedad.

Pavón llegó a los 100 partidos en un clásico contra River, como no podía ser de otra manera en su carrera electrizante en Boca. Resalta su estadística en la Libertadores: 19 encuentros, todos como titular, con seis goles y siete asistencias. Un dato que puede seguir agrandándose…

El Cristian albiceleste: cinco hitos para llegar a Rusia 2018

  • El debut: el 5 de abril de 2015 quedará marcado como el día del primer partido oficial de Pavón en Boca. Fue en Parque de los Patricios por la fecha 8 de un torneo local que tenía al equipo de Arruabarrena líder con un paso demoledor. Pavón ingresó con la 14 en su espalda cuando faltaba media hora para el final del partido en lugar de Lodeiro. El encuentro fue 2 a 0 a favor de Boca con un doblete de Meli.
  • Su primer gol: Pavón tardó tres partidos en abrir su cuenta goleadora en el Xeneize. Fue como visitante de Lanús en el marco de la 10ma fecha del Torneo Local. El delantero dejó el surco por la banda izquierda y definió con la pierna menos hábil ante la salida de Monetti para dar vuelta la historia ante el Grana. El equipo del Vasco arrancó perdiendo y terminó ganando por 3 a 1 a un conjunto que por ese entonces dirigía Guillermo.
  • El gol a River: Una semana después de su primer gol, Pavón volvió a escribir su apellido en la lista de goleadores pero esta vez en un partido especial. ‘Kichan’ ingresó desde el banco por Carrizo y destrabó en los minutos finales un superclásico caliente con un derechazo potente que se clavó contra el palo de Barovero. Fue el primer gol en la Bombonera del cordobés. Los dos equipos llegaron como punteros e invictos del Torneo Local, pero el Xeneize se hizo fuerte y ganó 2 a 0.
  • Una noche inolvidable de Copa: el 19 de mayo de 2016 Pavón fue uno de los protagonistas estelares del partido de vuelta de los cuartos de final de Libertadores ante Nacional. Boca se estaba quedando afuera y en una misma jugada Pavón, ya con la 7 en la espalda, marcó el gol del empate y se fue expulsado por doble amarilla en el festejo. Fue la única expulsión de Pavón en los cien partidos con la azul y amarilla.
  • Una actuación Mundial: el primer semestre del 2018 de Pavón fue superlativo. El delantero cordobés fue el sostén de Boca para obtener el bicampeonato y el partido ante Newell’s por la fecha 24 fue una gran demostración de esto. Kichan gambeteó a cuanto rival se le puso en frente, asistió a Wanchope para abrir el marcador y convirtió un gol para cerrar la victoria por 3 a 1 en una actuación consagratoria que terminó por catapultarlo al Mundial de Rusia 2018.

11- PRIMER GOL LIBERTADORES 2018 (2)

Cristian Pavón, el futuro

Con 22 años, 100 partidos y cuatro títulos en Boca, y un Mundial sobre el lomo, el techo de Pavón parece lejano. Barcelona primero y Arsenal después figuraron como interesados en su pase, tasado en 50 millones de dólares por el Xeneize. Delantero con gol, extremo con asistencia e incluso carrilero con recuperación, el Kichán de Anisacate se transformó en un jugador de potencial top. El futuro es prometedor porque el presente también lo es: Pavón llegó a su centena de partidos con la camiseta azul y oro siendo figura y soñando con una Libertadores que ojalá agregue a su currículum.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Inyección anímica

Boca sumó un triunfazo en el último partido del año por Superliga: el Xeneize derrotó a Independiente en Avellaneda por 1 a 0 con gol de Cardona. El equipo de Guillermo llega con la moral alta a la final de la Libertadores.

Impunidad

La final de la Libertadores se jugará y no se identificó a ninguno de los responsables del ataque al micro de Boca. La presión de la CONMEBOL pudo más que el pedido xeneize. Ahora, a confiar en la hazaña del equipo.

Crónica de una vergüenza

La agresion al micro de Boca, el show patético de CONMEBOL, la responsabilidad de River, los huevos del plantel y CT, las idas y vueltas de Angelici… Todo el papelón del Monumental contado desde adentro.