Pólvora mojada

Benedetto no logró convertir desde que volvió de su lesión y en el clásico se lo extrañó. Con Wanchope lesionado, su aporte se vuelve aún más necesario y un gol en Brasil sería vital…

Darío Benedetto fue goleador y figura del campeón 2016/17. Comenzó el torneo 2017/18 con la misma tónica, lo que lo impulsó incluso a la Selección. Se rompió los ligamentos también convirtiendo: ante Racing, su último encuentro oficial antes de la lesión en su rodilla derecha, hizo el gol en la derrota del Xeneize. Los meses de recuperación quedaron atrás pero, por ahora, el Pipa no pudo volver con sus gritos.

Van seis partidos desde su retorno: con Libertad y Vélez (entrando desde el banco), colaboró con asistencias importantes. Ante San Martín de Tucumán estrelló un remate en el travesaño y, con Argentinos, se perdió un gol abajo del arco tras un centro de Sebastián Villa. Fue parte del esforzado equipo ante Cruzeiro, sacrificándose y dejando el brillo de lado. Y, ante River, arrancó con una gran jugada personal que sacó Franco Armani pero luego desaprovechó un centro que, de tijera y en soledad, mandó a la segunda bandeja.

Los tiempos de su vuelta se demoraron primero, por una lesión muscular que lo dejó afuera unos días más de lo previsto; pero ahora los minutos se sumaron quizá en demasía: la lesión de Ramón Ábila dejó al Pipa sin recambio natural en la rotación. Lo mejor de él se vio en sus primeros partidos, pero el nivel fue bajando a medida que siguió reiterándose su nombre entre los titulares…

Confianza en el Pipa sobra: se la ganó siendo goleador, figura, rechazando ofertas del exterior y soñando con la Copa Libertadores. El gran objetivo, la revancha con Cruzeiro, será 10 días después del clásico con River. Un refresco de cabeza y un descanso para sus piernas puede ser una de las claves para un partido donde el Xeneize casi sellaría su pase a semifinales con un gol. Justo ese que se le viene negando a Benedetto…

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.