Garra y corazón

Boca empató en Brasil y se metió en semis: fue 1 a 1 ante Cruzeiro con gol de Pavón sobre la hora. El Xeneize supo aguantarlo y lo liquidó en el momento. Se viene otro brasilero: Palmeiras.

Boca sacó provecho de la ventaja obtenida en el partido de ida y en Belo Horizonte construyó una fortaleza para avanzar a las semifinales. La linea defensiva fue rocosa en cada uno de los intérpretes, Rossi tuvo una atajada clave en el primer tiempo, Nández fue un animal incansable y en el momento justo aparecieron Wanchope y Pavón para liquidar la serie.

La primera parte fue tranquila para Boca. El equipo de Guillermo jugó un partido lento y largo, controló la efervescencia de Cruzeiro en los primeros minutos y transitó el primer tiempo con pocos sobresaltos. En el ping pong del primer tiempo, el Xeneize sumó más llegadas que el local: un remate de afuera de Pablo Pérez y un tiro libre de Mauro Zárate exigieron a Fabio, y Villa generó una situación con un desborde por derecha y un centro que cruzó toda el área chica sin que la empuje nadie. Cruzeiro llegó con un remate de afuera de Lucas Silva, que sacó de un ángulo Rossi. 

El gol de Cruzeiro llegó rápido en el segundo tiempo. Doce minutos iban de la etapa complementaria cuando Sassa, recién ingresado, marcó el descuento en la serie. A partir de entonces el partido tuvo casi veinte minutos donde Boca sufrió mucho: llovían centros y, más allá de la seguridad de los centrales, Rossi salía sin firmeza a cortar cada envío. Con el ingreso de Gago y la expulsión de Dede, el conjunto Xeneize desterró toda posibilidad de remontada. Sobre el final, ya con Ábila en la cancha, encontró el gol del empate: Wanchope la pivoteó de pecho y Pavón definió con un potente derechazo para poner el 1-1 y sellar el pase a las semifinales. 

Estos partidos son distintos, se juegan distintos. Boca no podía ser el de todos los fin de semana y se acomodó de gran manera a lo que pedía la situación: correr, meter, estar atentos a la marca y aprovechar las contras. El equipo de los Barros Schelotto fue superior en la Bombonera y estuvo lejos de ser sometido en Belo Horizonte, en el global es un justo semifinalista. Ahora se viene Palmeiras…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A tiro

Boca recibe a Central en La Bombonera y, aunque Guillermo planta mayoría de suplentes pensando en Palmeiras, el equipo tendrá piezas claves como Gago y Benedetto. El Mellizo no quiere perder pisada en la lucha por el tricampeonato…

El factor experiencia

Carlos Lampe es el nuevo refuerzo de Boca: el arquero de la selección de Bolivia llega para lo que queda de la Libertadores tras un buen paso por Chile y a sus 31 años. “Hay partidos que realmente los gana él”, le cuentan a MuyBoca desde Huachipato, su ex club.

Más que un empate

Boca iba 0-2 y tuvo diez minutos finales a pura euforia para llevarse un punto en su visita ante Racing. Wanchope Ábila y Sebastián Villa anotaron los goles del empate. Al equipo de Guillermo hay que matarlo dos veces.